Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


En la política no todo se vale

| Lunes 31 enero, 2011


En la política no todo se vale

Durante los últimos días, algunos medios de comunicación han intentado mancillar mi nombre, inventando un escándalo a partir de una conversación que sostuve con el Ministro de Seguridad Pública, don José María Tijerino, el sábado 9 de octubre del año pasado.
Muchas personas deben sentirse desorientadas, porque tanto La Nación como Telenoticias de Canal 7 les han presentado informaciones confusas, llenas de sospechas sin fundamento y adornadas con titulares sensacionalistas. Es evidente que nada de esto estaría ocurriendo si yo no hubiera expresado mi deseo de aspirar a la Presidencia de la República.
Para que no existan dudas, reitero que es cierto que llamé a don José María Tijerino para consultarle sobre una causa que inició desde el año 2008 y cuya investigación ha estado a cargo del Ministerio Público desde ese entonces.
En el momento de mi llamada, la Fiscalía había tomado la decisión de suspender una posible indagatoria. Insisto: la postergación de la indagatoria fue previa a mi llamada. Si el Ministerio Público no me indagó en esa ocasión, fue porque así lo decidieron los Fiscales responsables de la investigación, no porque yo interfiriera en el trámite.
Reitero y enfatizo que nunca, nunca, he ejercido una influencia o he solicitado el atraso de una diligencia judicial. Yo no gano nada con posponer una indagatoria. Por el contrario, mi interés es que éste asunto se resuelva lo antes posible, para poder cerrar un capítulo que ha sido muy difícil para mí y para mi familia. Desde el principio he sido claro en que estoy a las órdenes de nuestro Poder Judicial y así seguirá siendo hasta el final.
Lo sombrío es que estos dos medios de comunicación se precipitaron a sacar conclusiones temerarias. Sin conocer el contenido de la llamada, sin tener la más mínima idea de lo que hablamos el Ministro Tijerino y yo, o de la fecha de nuestra conversación, corrieron a sugerir que yo pretendía obstruir una investigación. Eso es falso e irresponsable. Faltan a la ética quienes se aprovechan de una pluma o de un micrófono para intentar empañar mi honra.
Hay personas que creen que en la política todo se vale. Hay personas que creen que uno puede acusar sin pruebas, cuestionar sin razón y hasta mentir, con tal de vencer a sus adversarios. Es una lástima que nuestro debate público se haya reducido a eso, a un concurso de tiro al blanco en donde el blanco son las honras ajenas; una retahíla de acusaciones que traen mucho ruido y pocas nueces. Una persecución sin tregua ni reglas y con ventaja para el tirador.
Lo que más me duele, es que esta vez no solo han querido lastimarme a mí, sino que en el camino han cuestionado a personas como a don José María Tijerino y a don Jorge Chavarría, cuya reconocida integridad no merece este tipo de espectáculo.
Aunque me entristece que la política costarricense esté llena de tantas fuerzas destructivas, creo que el peor error que puedo cometer ahora es dejar que esas fuerzas prevalezcan. Cuando hay voces llenas de odio y de mala fe, uno tiene que alzar su voz aún más alto, para demostrar que la buena política es más poderosa que la mala política, y que los que trabajamos para construir, podemos más que los que trabajan para destruir.
Con esa fe y con la conciencia tranquila, les doy de nuevo las gracias a los miles de costarricenses que de una u otra manera me han manifestado, en estos días, su cariño y su apoyo.

Rodrigo Arias Sánchez
Ex Ministro de la Presidencia