Empresas de Estados Unidos desarrollan cargadores de celular del futuro
Imagen con fines ilustrativos. Bloomberg/La República
Enviar

Energous, con sede en San José, California, es una de varias empresas que compiten por introducir tecnologías que permitirían a nuestros teléfonos, tablets y relojes inteligentes se carguen desde una habitación a otra, todos al mismo tiempo y de manera completamente inalámbrica. Y el 2017 podría ser el año en que finalmente encuentren su camino hacia los hogares de los consumidores.

En el segundo semestre del próximo año, la tecnología de Energous se utilizará en un transmisor que puede cargar dispositivos desde 1 metro a 1,50 metros de distancia usando ondas de radio, según Steve Rizzone, máximo responsable ejecutivo de la empresa.

En el 2018, la compañía pretende introducir un transmisor similar que se puede integrar a dispositivos como televisores de pantalla plana para llenar de energía sus aparatos desde 4,50 metros.

Aunque las primeras tecnologías de carga inalámbrica han progresado lentamente, la exitosa aplicación del denominado Wireless Charging 2.0 podría ayudar tanto a los gigantes tecnológicos como a los emprendedores a resolver el problema de la movilidad, considerando que los dispositivos necesitan baterías de mayor duración para ser útiles. También desestabilizaría un mercado dominado por la tecnología Qi, incorporada en dispositivos como el Galaxy S7 de Samsung, que requiere la colocación de un dispositivo sobre un panel de carga físico.

El mercado de carga inalámbrica aumentaría a $22.500 millones hacia el 2022, frente a los $1.870 millones del 2014, según Grand View Research.

En los próximos años, las tecnologías de carga inalámbrica de mayor alcance se podrían utilizar principalmente para alimentar sensores pequeños en vez de los smartphones, que son grandes consumidores de energía, dijo David Green, analista de IHS Markit.

Para que la carga inalámbrica se transforme en una realidad, empresas como Ossia, Humavox  y WiTricity deben superar las preocupaciones sobre seguridad y salud.

La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos, regulador del sector inalámbrico, aún debe establecer si la carga inalámbrica a larga distancia es segura. Luego está el tema de convencer a los fabricantes de que adopten estas tecnologías, que varían entre ondas de radiofrecuencia, ultrasonido y láser. La menor eficiencia de la transferencia de energía a distancia también debe ser considerada.


Ver comentarios