Empresas billonarias están siendo investigadas
El mercado asimétrico de bonos atrajo la atención de la Comisión de Valores de EE.UU. BLOOMBERG/LA REPUBLICA
Enviar

Empresas billonarias están siendo investigadas

Bill Gross y Larry Fink manejan bonos por valor de $3 billones –monto casi tan grande como la economía de Alemania. Sus empresas, Pacific Investment Management Co. y BlackRock., duplicaron sus tenencias desde 2008, superando el crecimiento de 50% del mercado.
Algunas de las firmas de fondos de cobertura más grandes, como Bridgewater Associates LP y BlueCrest Capital Management LLP, también incrementaron hasta más del doble sus inversiones en deuda, muestran datos recopilados por Bloomberg. Al mismo tiempo, datos de la Reserva Federal demuestran que los bancos de Wall Street contraen sus participaciones en bonos.


El mercado asimétrico de bonos atrajo la atención de la Comisión de Valores de los Estados Unidos (SEC). La SEC no sólo está analizando si los principales actores obtienen precios y acceso preferenciales debido a su influencia, sino que está preocupada asimismo por lo que pueda ocurrir cuando la recuperación de cinco años en los bonos termine ahora que los diseñadores de la política se aprestan a elevar las tasas de interés.
“Será interesante ver quién tomará el otro lado del negocio si se produce una liquidación significativa, lo cual plantea un riesgo enorme”, dijo Arthur Tetyevsky, estratega de operaciones de crédito en Capital LLC de Nueva York.
La dominación más grande de los fondos puede dificultar a todos vender cuando la Fed aumente los costos de financiamiento desde mínimos récords y haga caer los precios de los bonos. En esencia, su venta puede empujar a salidas más contraídas, haciendo que resulte más doloroso cuando todos los inversores se precipiten a salir de un mercado en baja.
Los reguladores han analizado la amenaza que representan para el sistema financiero los bancos demasiado grandes para quebrar, pero el peligro migró a los gerentes de cartera.
En vista de las restricciones más rígidas que pesan sobre el endeudamiento y la cantidad de efectivo que deben tener a su alcance después de la crisis crediticia, los bancos redujeron la cantidad de dinero propio que utilizan para ayudar a los clientes a operar. Esta función reducida deja al mercado de bonos más vulnerable a los efectos en cadena de las acciones de los administradores gigantescos.
Más de cinco años de tasas de interés cercanas a cero por parte de la Fed han impulsado los bonos corporativos a un desempeño récord y los administradores de deuda más grandes incrementaron su tamaño. Pimco, Vanguard Group Inc. y Fidelity Investments manejan en la actualidad un 39% de los bonos imponibles de fondos mutuos, en comparación con 18% en 1997, según datos de Morningstar. Los 205 proveedores más pequeños de fondos manejan 0,1% del mercado.
“En lo que se refiere a la gestión de renta fija, hay una oligarquía”, dijo Robert Smith, máximo responsable ejecutivo de Sage Advisory Services Ltd., con sede en Austin, Texas, que tiene a su cargo unos $10.500 millones. “Eso puede ser bueno y puede ser malo. Es malo cuando hay un mercado que parece estar débil y no le está yendo bien y liquida”.
El hecho de que una firma de inversión sea grande no significa que plantee un riesgo mayor para el sistema financiero, según BlackRock.

Bloomberg


Ver comentarios