Empresas autobuseras no solicitaban aumento desde 2011
Foto archivo/La República.
Enviar

Las empresas Biusa y Guilial, que suspendieron el servicio de bus brindado en distintas rutas en la capital, no solicitan un ajuste de tarifas desde 2011, de acuerdo con la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep).

Dichas autobuseras gestionan buses a la Uruca y sus ramales y suspendieron esta mañana el servicio debido a la situación financiera que enfrentan y a la negativa de la Aresep de aprobar la “tarifa salvamento” que solicitó.

El trámite para solicitar un aumento tarda alrededor de tres meses y es mediante este procedimiento que se define el ajuste para restituir el equilibrio financiero de la empresa.

“Ambas empresas entregaron cartas el 4 de mayo y 1° de junio en las que solicitaron una tarifa de salvamento (la cual no está normada en el ordenamiento jurídico) ante la junta directiva”, justificó la Aresep.

Ahora será el Consejo de Transporte Público quien establezca una nueva empresa para que opere las rutas afectadas.


Ver comentarios