Empresarios alertan sobre guerra del acero y aluminio en EE.UU.
Enviar

La medida anunciada por Donald Trump, presidente de Estados Unidos, de establecer un arancel del 25% para el acero y el 10% para el aluminio, afectará sin duda alguna a los importadores nacionales, los cuales, solicitaron al Ministerio de Comercio Exterior iniciar conversaciones con el gobierno estadounidense. 

Los nuevos aranceles estarán vigentes a partir del próximo 23 de marzo, luego de que el pasado jueves, el presidente de Estados Unidos firmara el decreto que oficializaba las barreras a la importación de esos productos metalúrgicos.

“Los costos de manufactura para productos hechos en Estados Unidos se encarecerán y una reacción de los países más afectados como China y Europa podría ser el inicio de una guerra comercial”, aseguró José Manuel Quirce, presidente de Cámara de Comercio y de Representantes de Cámaras Extranjeras (Crecex).

Alexander Mora, ministro de Comercio Exterior, recibió el texto oficial del Gobierno de los Estados Unidos hace cuatro días y se comprometió a trabajar bilateralmente para encontrar una solución satisfactoria.

“El Gobierno se encuentra analizando en detalle las medidas adoptadas por Estados Unidos, a fin de determinar qué acciones serán necesarias para asegurar la defensa de los intereses nacionales”, dijo Mora.

Es necesario asegurar que Estados Unidos excluyó a Canadá y México del alza de los aranceles y deja márgenes de discrecionalidad a la Administración, para excluir o dar tratos preferenciales a otros países, según los empresarios.

Desde que se informó acerca de las conclusiones de los informes emitidos por el Departamento de Comercio de Estados Unidos, el Gobierno ha realizado diversas gestiones ante dicha autoridad, la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos y la Embajada de ese país en San José, argumentando que las exportaciones de estos productos no constituyen una amenaza para dicha nación centroamericana.


Ver comentarios