Empleos se pierden por mala infraestructura fuera de la GAM
La carretera entre San José y San Ramón es uno de los proyectos clave para llevar el desarrollo fuera de la GAM. Archivo/La República
Enviar

Si el gobierno quiere crear más y mejores empleos fuera de la GAM, necesariamente tendrá que resolver el problema de infraestructura, de lo contrario, las oportunidades laborales se seguirán perdiendo.

Y es que la deficiente infraestructura vial se ha convertido en el principal freno para la inversión extranjera directa, de acuerdo con la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde).

La llamada de atención es fundamental si se considera que de los 7.402 empleos netos atribuidos a la nueva inversión el año pasado, solo 106 se generaron fuera de la Gran Área Metropolitana.

“Por muchos años la tramitomanía fue la principal complicación para los inversionistas en Costa Rica, no obstante, hoy ya no lo es, y es el tema de infraestructura lo que hace muchas veces que los proyectos de inversión extranjera queden suspendidos o cancelados”, dijo Margarita Umaña, gerente de Planificación y Estrategia de Cinde.

Costa Rica es el segundo peor país del continente en cuanto a la calidad de las carreteras y uno de los peores del mundo, según el Índice Mundial de Competitividad 2017-2018, que ubica la calidad de las vías nacionales en el puesto 123.

Pese a ello, áreas como biotecnología, agroindustria, logística, manufactura liviana y las tecnologías limpias tienen un gran potencial fuera del Valle Central.

En ese sentido, Cinde tiene identificadas las obras clave para el desarrollo rural

Por ejemplo, una obra como la carretera Cañas - Liberia, tiene el potencial de generar alrededor de $200 millones en recursos para Guanacaste y $100 millones en ahorros a las finanzas públicas, de acuerdo con Federico Villalobos, director de Asesoría Financiera e Infraestructura de Deloitte.

La preocupación del sector productivo es bien conocida por el Gobierno, que, sin embargo, insiste en que las obras se construirán priorizando los aspectos técnicos, sobre los políticos.

La idea es evitar que las cosas se hagan a la carrera y mal, según Rodolfo Méndez, ministro del MOPT.

“Entiendo la molestia de las comunidades en algunos casos, pero no podemos seguir construyendo las carreteras por decisiones políticas. Tenemos una gran agenda de trabajo por delante, pero tiene que ser priorizando una visión técnica”, aseguró Méndez.




Ver comentarios