Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 22 Abril, 2015

El nuevo Ministro es un PAC, PAC, un “puro PAC”. Esto es un militante del PAC desde el inicio


Pizarrón

El nuevo Ministro PAC


El anunciado nuevo Ministro de la Presidencia, Sergio Iván Alfaro Salas, entra por la puerta grande a la Casa Presidencial. No como un mosquetero, puesto que no es espectador de pie en la parte de atrás del Gabinete, ni se mete a la fiesta para no bailar o no formar parte de ella.
Al contrario, está en primera fila y es el principal bailarín.
Lo que más le distingue, y dice mucho bueno de él, es que deja un puesto público, muy bien remunerado, varias veces más alto que el cargo que se apresta a asumir, para desempeñar el puesto de combate más importante del Consejo de Gobierno, el de Ministro de la Presidencia, el de coordinador principal del Consejo de Gobierno y de este con los distintos sectores políticos, parlamentarios o no, económicos y sociales del país.
Con ello se mete en primera fila, de pie y lanza en ristre, dispuesto a derribar los molinos, que no son de viento, ni de palabras o críticas, que dejó el obispo, su antecesor, que no recibió la iluminación política divina para el óptimo desempeño del cargo.
Se mete en la fiesta como centro de mesa, florero y bailarín principal, tocándole bailar con la más fea de las tareas del Gobierno, la de restaurar la confianza perdida por los distintos sectores políticos, económicos y sociales, con los que el gobierno, el Presidente y los ministros tienen que lidiar todos los días, y que el anterior Ministro había quebrado, debilitado y alejado.
Le toca restaurar la confianza pública con todos los medios de comunicación, especialmente de la radio y la televisión, y con los comunicadores y los gestores de opinión en general y política, con los periodistas en su ejercicio, con la libertad de prensa y de emisión de pensamiento, con el derecho a la crítica política, al ejercicio de libertades públicas y derechos ciudadanos que se vieron amenazados con la tentativa de impulsar una ley, que se veía venir como un manotazo fascista sobre el ejercicio de estas libertades, cuyas raíces salían del Ministerio de Ciencia y Tecnología, y con tentáculos desde el Ministerio de la Presidencia, que aún están pendientes de ser esclarecidos ante el país.
El nuevo Ministro se mete de cuña, y no hay peor cuña que la del mismo PAC, en el triunvirato que en la práctica ha tenido secuestrado o blindado al Presidente, ante sus mismos miembros de Gabinete, y ante otros sectores de la sociedad política, impidiendo o entrabando su gestión.
El nuevo Ministro es un PAC, PAC, un “puro PAC”. Esto es un militante del PAC desde el inicio, desde el año 2000, nutrido del calostro político que le dio origen a ese partido y de los valores primigenios que le dio su fundador, Ottón Solís.
De allí el entusiasmo con que la actual dirigencia del PAC felicitó su nombramiento, que no hizo de la misma manera cuando el Presidente nombró con cuentagotas a su Gabinete de arranque.
“Es un partidario comprometido, que conoce bien la propuesta del PAC y nuestro planteamiento ético”, dijo la dirigencia del PAC en su pronunciamiento, como si el resto del Gabinete, o del triunvirato que mangoneaba alrededor del Presidente, no estuviera comprometido en eso mismo.
¿El enfrentamiento y desautorización pública del Presidente a uno de sus mosqueteros, hará que se debilite ese trío, en beneficio del país, con el nuevo D'Artagnan?... ¿Se nombrará en una embajada al obispo destituido?

Vladimir de la Cruz