Enviar
Jueves 18 Noviembre, 2010



A las puertas de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático de Cancún, el sector forestal lanza un llamado a todos los habitantes a sumarse al cambio

El cambio climático requiere un cambio

El aumento de la temperatura del planeta, la desaparición de especies de flora y fauna, largas sequías, prolongadas lluvias, inundaciones que arrasan con todo a su paso. Los efectos del cambio climático se han convertido en el pan de cada día de los medios de comunicación y una preocupación constante en nuestra vida cotidiana.
Aún así, viviendo de cerca las consecuencias del agotamiento del planeta, pareciera que las políticas y estrategias gubernamentales y empresariales, así como los esfuerzos individuales de cada persona, no se mueven a la misma velocidad en que crece el problema.
Según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), las acciones necesarias para alcanzar la neutralidad de carbono y para frenar el impacto del cambio climático, tienen que ver con el sector transporte e infraestructura, la producción y consumo de energía, mas también con el sector forestal.
Es por ello, que tomando como base el Pago por Servicios Ambientales, Costa Rica se plantea integrar dentro de sus políticas de reforestación y manejo de bosques la estrategia REDD+ (Reducciones de Degradación, Deforestación, Conservación, Manejo Sostenible del Bosque y Aumento en los reservorios de carbono del Bosque), una de las iniciativas más importantes en materia de bosques que se han desarrollado a nivel mundial, con el objetivo de fortalecer el mercado local forestal y el uso responsable de la madera, así como aumentar la cobertura forestal a lo largo y ancho de nuestro país.
En este sentido el sector forestal se ha propuesto para los próximos cuatro años una serie de metas para aumentar la fijación de carbono, entre ellas: 6 mil hectáreas de retención de bosques regenerados, 20 mil hectáreas de bosques manejados, 254 mil hectáreas de bosques privados de protección, 30 mil hectáreas de plantaciones forestales establecidas y manejadas.
El esfuerzo de combate al cambio climático debe hacerse tanto desde la ejecución, como en la prevención. Este año, la temporada de incendios afectó 18 mil hectáreas de bosque, una cifra considerablemente mayor a la del año pasado, que fue de 15 mil hectáreas.
Las condiciones generadas con el aumento de la temperatura a nivel global hacen cada vez más difícil controlar los eventos de la naturaleza, por lo que la posición científica es que las temperaturas no deberían exceder más de 2 grados los niveles preindustriales para evitar más cambios peligrosos en el clima del planeta. Esta señal de alerta amerita medidas inmediatas y una altísima inversión que, como ya ha afirmado el Canciller de la República, nuestro país no podrá asumir si no es por medio de financiamiento externo.
Es claro que entre las acciones más viables están las relacionadas con los proyectos forestales sostenibles y con un mayor uso de la madera, por su capacidad de evitar al planeta hasta 2 toneladas CO2 por m3 utilizado.
A las puertas de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático de Cancún, donde se definirán los compromisos de los gobiernos para reducir la huella de carbono, el sector forestal se une a los esfuerzos y lanza un llamado a todos los habitantes a sumarse al cambio.

Alfonso Barrantes
Director Ejecutivo de la Oficina Nacional Forestal