Logo La República

Sábado, 14 de diciembre de 2019



GASTROMUNDO


El vino y sus procesos de fermentación

Mariana Aguilar [email protected] | Viernes 15 febrero, 2019

vino
Shutterstock/La República


La fermentación maloláctica produce dióxido de carbono, al igual que la alcohólica, pero en menor medida, de ahí su nombre.

Es buscada y apreciada en lugares del mundo donde el frío hace que las uvas tengan una acidez muy elevada, de manera que este proceso la baja de 1 a 3 gr/Lt, volviéndolas suaves y cremosas.

Lea más: ¿Se estudia mucho para ser sommelier?

En ese proceso el ácido málico se convierte en ácido láctico; el primero se encuentra en las manzanas verdes, mientras que el segundo brinda un perfil de aromas como yogur, crema dulce, queso, leche o mantequilla, muchos aromas que permiten disfrutar de un vino muy particular.

También permite crear un maridaje espectacular con platos con esas mismas características, como pastas con crema o mariscos salteados con mantequilla.

Lea más: “Mindfulness” en el acto de comer (Parte I)

Si el vino pasó por el proceso de fermentación maloláctica dentro de una barrica, a los aromas antes mencionados se sumarán los que le aporte el tanino del barril.

Si fuera francesa serán de almendra tostada, clavo de olor, pimienta tabaco; si fuera americana, coco, ahumado, vainilla, y chocolate amargo.

Mariana Aguilar

Coordinadora

Escuela Argentina de Sommelier 




NOTAS RELACIONADAS






© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.