Logo La República

Miércoles, 23 de octubre de 2019



FORO DE LECTORES


El reverdecer de Liberación Democracia sostenible

Ricardo Castro Calvo [email protected] | Lunes 23 septiembre, 2019

XX

Origen histórico:

El Partido Liberación Nacional (PLN) tiene la obligación histórica de ser fiel representante de la sociedad costarricense, así nació, esa es su naturaleza.

La genialidad de los padres fundadores: José Figueres Ferrer, Francisco J. Orlich, Daniel Oduber y Luis Alberto Monge fue dilucidar la idiosincrasia de nuestro pueblo e interpretarla fervientemente; dibujar un camino apegado a los valores y principios del costarriqueñismo, esa es la ideología liberacionista.

Un pensamiento que deriva de los visionarios que apostaron por la educación: Jesús Jiménez, Mauro Fernández y Valeriano Fernández Ferraz; un corazón social regido por Alfredo González Flores, Rogelio Fernández Güell, Jorge Volio, Roberto Brenes Mesén, Monseñor Sanabria, Manuel Mora y Rodrigo Facio; el alma demócrata de Julio Acosta, Ricardo Jiménez y Cleto González Víquez; del valor de Juanito Mora, Tomás Guardia y Bernardo Soto.

Muchos sectores se agruparon para la conformación del PLN, fueron los soldados del ejército de Liberación Nacional liderados por José Figueres Ferrer; los cientos de intelectuales del Centro de Estudios para los Problemas Nacionales como: Alberto Martén, Daniel Oduber y Rodrigo Madrigal Nieto; los líderes y obreros de la central sindical Rerum Novarum, como: el Presbítero Benjamín Núñez, Luis Alberto Monge y Armando Arauz; los militantes del Partido Social Demócrata como: Rodrigo Facio y Luis Alberto Monge; muchos simpatizantes de los partidos Demócrata de León Cortes y del Unión Nacional de Otilio Ulate y pensadores cristianos católicos, especialmente Benjamín Núñez dieron sustento del partido naciente.

El pensamiento brotó desde los escritos de muchos intelectuales en la Revista Combate; de la Revista Surco; en el Periódico Social Demócrata.

Hubo educación permanente por medio del Centro de Estudios para América Latina (CEDAL) en las instalaciones de La Catalina en Birrí de Heredia; este programa permanente tuvo el respaldo ideológico de la Fundación Frederic Ebert de la Social Democracia Alemana.


El paradigma:

Durante siete décadas; el Partido Liberación Nacional afianzó las libertades democráticas, desarrolló una nueva economía, incrementó la riqueza de los ciudadanos y sacó a miles de personas de la pobreza.

En 70 años de existencia, en su seno siempre han existido grupos de pensamiento; ahora, les llamamos: “think tanks”: Patio de Agua; Grupo de los 70; Juventud Liberacionista en su “Carta Ideológica”; Tres Banderas; Acción Patria; Fuerza Verde; Raíces, etc.

En la actualidad, los jóvenes han creado sus propios centros de pensamiento bajo el nombre de: Fuerza Verde; Juventud Brumosa; Sinergia y Fuerza Liberacionista Alajuelense, etc.

En la última campaña electoral, en el 2017, se aglutinaron 1,500 intelectuales, en comisiones de trabajo, para preparar el Programa de Gobierno; el pensamiento es consustancial a Liberación.

Este partido político ha estado en varias oportunidades al borde de la muerte; ha visto disminuir el apoyo de pueblo y puntualmente de la juventud; pero nuevas ideas refrescan su cimiente.

Hoy, un grupo de ciudadanos le imputa distanciarse de los problemas estructurales de no tener rumbo propio para solventar esos retos nacionales.

Le reprochan guardar silencio frente a actos de corrupción de algunas personas.

Sin embargo, los grupos de liderazgos han comprendido que los tiempos cambian y con ello, han comprendido que se deben ajustar las prioridades de cada momento.

Han revitalizado sus planes y programas de trabajo y, han mantenido su poder como partido en la estructura social de país, especialmente en su base cantonal.


Elevar la voz para el perdón:

Gente honorable se ha alejado de la política por influencia de algunos malos costarricenses que han llegado a posiciones para servirse del poder.

La corrupción ha sido un efecto mundial del quehacer político y el PLN no ha sido excepción.

Confundir el interés propio o de grupo, con el bien común es un eslabón que carcome las simpatías de cualquier partido; es obligación de la militancia partidaria asumir la crítica y trabajar para recibir el perdón.

El mundo ha cambiado y en Liberación Nacional algunos viejos dirigentes han caído en el error de refugiarse en el pasado, en su historia gloriosa; otros, han caído en la tentación querer guarecerse en propuestas importadas y abdicar del pensamiento propio.


La Patria sin miseria:

La tarea para el reverdecer de Liberación viene desde la energía que inspiró su nacimiento: construir una Patria sin miseria.

Nuevos tiempos inspiran “el cómo”, y este no debe ser una limitante, sino un factor para pensar en continuar procurando acciones con visión de futuro; inspirados desde el sabio consejo de los viejos y la energía creadora de la juventud; una sociedad donde la acción emprendedora de la mujer debe conquistar el corazón de la sociedad y darle rostro humano.

A los liberacionistas corresponde la tarea de dirigir la organización territorial y también hacer una nueva revolución de ideas. Pensar fórmulas brillantes con procedimientos eficientes para refundar la sociedad de la equidad. Vivir la justa distribución de la riqueza es la receta de la paz duradera para Costa Rica.


Emplazamiento de humildad:

En el trabajo de todos y todas las liberacionistas debe existir el afán de inspirar un reverdecer de Liberación.

Esa unión partidaria debe provenir del ejemplo de los íconos que han inspirado el sentimiento liberacionista en las elecciones nacionales, los expresidentes Óscar Arias y José María Figueres, la expresidenta Laura Chinchilla y los candidatos a la presidencia; su sabiduría debe inspirar sentarse a conversar por bien del país y de Liberación Nacional, ser inspiración para el reverdecer.

Las tres personas que aún nos acompañan en este mundo y que han sido honrados por el pueblo para ejercer la presidencia de la República desde las tiendas de Liberación Nacional deben ser ejemplo de tolerancia y respeto por las ideas de los demás y asumir su responsabilidad partidaria y costarricense.

El PLN del pensamiento debe reunirse en grupos de ciudadanos expertos; el presidente de la Asamblea Legislativa y sus colegas expresidentes parlamentarios; las muchas jefas y jefes de fracción del Congreso que hemos tenido a través de los años; diputadas, diputados y asesores; las alcaldesas y alcaldes; presidentes ejecutivos y miembros de juntas directivas, así como exembajadores.

No existe grupo humano mejor preparado para gobernar que las personas que nacen y surgen de Liberación Nacional.


La nueva simiente que irrumpe:

Abrir el partido a las generaciones de “los millenials y post millenial” a partir de la agenda de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS).

Todos los graduados técnicos y académicos, trabajadores, cooperativistas y asociaciones sociales creadas a partir del primer sueño liberacionista y, parir una nueva composición socio-económica en manos de personas emprendedoras, del nuevo concepto cooperativista y empresarial.


La Patria sustentable:

Es necesario convocar un congreso de juventud con estudiantes y trabajadores; un congreso de intelectuales que converjan en una convención nacional, darle forma al pensamiento social demócrata costarricense y desde ahí, dibujar una hoja de ruta común para los próximos 25 años.

La tecnología, las redes sociales y la inteligencia artificial han cambiado el mundo y también a la política; los grupos de estudio permanente y la conexión de las ideas. Desde ahí, convenimos en escribir una nueva etapa de la democracia costarricense.

Comprometámonos a generar, desde nuestra propia energía creadora, con el orgullo del origen partidario que nos ilumina, el pensamiento para desafiar con la inteligencia de los mejores hombres y mujeres de la Patria las ideas para hacer realidad los sueños del futuro.


Mujer en igualdad:

La equidad y la igualdad de género será más temprano que tarde.

El papel de la mujer para la nueva sociedad es determinante.

Se acabaron los pasos del patriarcado y se respetará que somos creación conjunta del bienestar.

Se debe legislar para que el centro del pacto social sea la unidad y el respeto del ser humano; este paso pondrá fin a muchas formas de pobreza y de conflictos sociales.

La sociedad sostenible es posible, pero unificada con el alimento de todos los seres vivos: las niñas y los niños viviendo en comunidad, con alimentación y agua es garantía de su bienestar, la seguridad alimentaria y la nutrición son garantía de salud infantil y maternal.


Educación de calidad:

La educación con altos niveles de calidad debe ser garantía para toda la población costarricense; es valorar la historia y profundizarla.

Se debe empoderar a las poblaciones vulnerables y practicar los derechos humanos este es un camino seguro para lograr el pleno empleo en nuestra sociedad.

Tecnología al servicio de la inclusión:

La energía y la tecnología han nacido para mejor la calidad de vida y no para establecer un nuevo método del miedo.

Es, a la vez, una ruta para acercar pueblos y nacione, no puede ni debe ser para separar o aislar personas, pues es motor básico para el logro de la inclusión de seres humanos con discapacidad y en situaciones de vulnerabilidad.


Descubrir océanos y mares:

Debemos descubrir la riqueza de nuestros océanos y mares para la alimentación y la vida en comunidad.

Desintegrar las viejas costumbres de ignorar la vida de los otros seres vivientes y asumir el papel del planeta global.

El cambio climático debe ser la ventana de presentación de nuestro país. Somos la porción del planeta con mayor diversidad de flora y fauna por metro cuadrado. T

enemos una responsabilidad con la vida sobre la Tierra.


Democracia sostenible:

Es nuestra obligación con la historia ser ejemplo de la paz en lo militar y en lo social; ser una sociedad pacífica es desarrollar su potencial en forma sostenible.

Debemos volver los ojos al pacto social que nos une en la Constitución Política y dar un nuevo salto para la revolución de las ideas. En uso de la tecnología, el Internet y las redes sociales para construir y no para destruir la sociedad.

Modificar y reconstruir a la costarricense el camino del futuro.

Estamos a tiempo de reverdecer el espíritu de Liberación y desde ahí, hacer crecer la buena semilla para la Costa Rica de la democracia sostenible.







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.