Logo La República

Domingo, 21 de abril de 2024



COLUMNISTAS


El Limón independiente de algunos charlatanes

Vladimir de la Cruz vladimirdelacruz@hotmail.com | Miércoles 06 julio, 2022


Pizarrón

Durante los años 2018 y 2019 un grupito de ciudadanos de la Provincia de Limón, lanzaron la consigna, porque parece que fue solo una consigna y no un intento organizativo político, de declarar a la Provincia de Limón “Independiente”.

Un diputado limonense, de los que tuvo el Partido Acción Ciudadana, llegó a plantear la “independencia” y la “Anexión” de Limón a Nicaragua, que obviamente comprendía desde el límite con Panamá hasta el límite con Nicaragua. Si no recuerdo mal propuso la “anexión” de esa región, de toda la Provincia de Limón, a Nicaragua, país que Daniel Ortega, viene gobernando desde el 2006, señalando el diputado que Nicaragua le daría más atención a la Provincia que la que le daba el Estado costarricense, que la tenía abandonada.

Un movimiento parecido se había producido con otro costarricense que propuso una República independiente entre Nicaragua y Costa Rica, que parecían más suampos que territorios en posibilidad de desarrollar, con motivo de una diferencia de territorio que aparentemente no estaba bien delimitada para ninguno de los dos países. Hasta un mapa de la región publicó. En este caso hubo más bulla pero no pasaba de ser la simple iniciativa de un ciudadano, y no la intención de un movimiento político orientado en esa dirección. O, por lo menos no se logró materializar nada en ese sentido.

En ese momento publiqué un artículo criticando esa idea, la de la Independencia de Limón, y esa posibilidad, como hubo otras opiniones en igual sentido, y casi ninguna promoviendo la Independencia de Limón.

En el 2019, un artículo, a modo de reportaje, que se publicó en un periódico, se recogían en resumen esas ideas y reproducían opiniones, entre otros, de Fabián Volio, abogado constitucionalista y de quien esto escribe.

A propósito de este artículo reportaje, un tal Ramsés Ramsés, que lo ha “leído”, recientemente, sin entenderlo me parece a mí, se me tira encima, hace dos días, más como un ataque personal, que como un análisis de lo que allí se plantea, de las opiniones dichas hace cuatro años, y él, en posición muy actual, defendiendo la Independencia de Limón, sin ningún contenido político, ni ninguna idea real de lo que es un movimiento de Independencia, ni de una lucha por la Independencia.

Lo mejor es que en su breve “escrito” lo que evidencia es que no entendió nada del reportaje, donde se me cita, junto a otros, porque evidencia no tener práctica de lectura, por lo que tampoco tiene una buena capacidad de comprensión de lo que sus ojos pasan viendo en un texto. Y lo que hace es tirárseme encima, por mi nombre, y no por el contenido de todo el reportaje, donde yo estoy en un 5% dentro del mismo.

El tal Ramses en su página de Facebook no tiene una sola idea puesta sobre la Independencia de Limón. En estos cuatro años no ha podido elaborar un solo concepto en esa dirección. No solo no tiene una sola idea, es que no tiene ideas propias. Exhibe etiquetas de productos de bebidas que no son textos en favor de la Independencia ni de nada, aparte de hacerle publicidad a esas bebidas.

No tiene nada elaborado, escrito y publicado, algo, aunque sea una justificación, que se pueda leer razonablemente, que pueda orientar a quien lo lee en sumarse, en apoyarle o en ver, y valorar, realmente, la idea de independizar Limón como región.

Cuando este personaje habla de la Independencia de Limón, supongo yo que habla de toda la provincia y no solo del Cantón Central de esa Provincia.

Ahora que está de moda convertir distritos, con poca población, en cantones, sería más práctico para este Ramses proponer la Independencia del Cantón de Limón y no de toda la Provincia. Incluso tendría que hacer menos esfuerzos, si tuviera capacidad para hacerlos, porque desde el 2018 no ha hecho nada visible en la lucha por lograr la Independencia de Limón, y menos de hablar de una República Independiente de Limón.

En estos cuatro años, desde el 2018, hubo dos elecciones nacionales, 2018 y 2022 y una de medio período, 2020, que convocó a elecciones municipales en 82 cantones. Está programada la elección de febrero de 2024 que comprenderá las elecciones municipales en 84 cantones, que hay ahora.

No hay elecciones provinciales propiamente dichas. Las hay nacionales de diputados que se eligen por provincias, por ello los diputados provinciales son nacionales, y por lo mismo también un ciudadano, de cualquier provincia, puede ser candidato a diputado por cualquier provincia, y no solo de la que habita o vive, como sí sucede con los cantones, en que se exige que el candidato cantonal viva en el cantón del cual quiere ser candidato. Igual pasa con los candidatos distritales.

En estas elecciones del 2018, del 2020 y del 2022 no hubo un solo partido nacional, ni a nivel provincial los candidatos de la Provincia de Limón, de todos los partidos políticos que participaron en estas elecciones, que plantearan esta “independencia” de Limón.

Tampoco los que impulsaron esa idea en el 2018 y 2019 se organizaron en partido político regional, cantonal, provincial o nacional, para alentar esta idea, defenderla y hacerla prender en las masas. Pareciera que en la realidad los que así lo pensaron desistieron de ese esfuerzo independentista.

Tampoco en las elecciones municipales del 2020 los partidos que participaron en cada cantón limonense hicieron llamados por el Limón Independiente.

En la Provincia de Guanacaste, al menos ha existido un partido que tiene ese nombre “Guanacaste independiente”, pero en la Provincia de Limón nunca ha existido uno similar.

Ahora, sobre el fondo de esta nota, y de Ramsés, que me parece que no tiene idea tampoco de lo que es la institucionalidad, la constitucionalidad, la legalidad y la realidad costarricense, y la de su Provincia.

Existe la posibilidad de que distritos y cantones, por la vía del Referéndum puedan discutir su pertenencia a un cantón o a una Provincia. Justamente, en 1951, cuando votaron las mujeres por primera vez, después de 1949, la elección en que así sucedió fue en la discusión sobre la pertenencia de un distrito de un cantón a otro cantón, en San Carlos, de la Provincia de Alajuela.

Cuando se ha discutido la posibilidad de segregar los distritos de Lepanto, Cóbano y Paquera, del Cantón Central de Puntarenas, para agregarlos a la Provincia de Guanacaste ha habido oposición del Cantón Central de Puntarenas, al que pertenecen esos distritos, por considerar que son ricos turísticamente y una fuente importante de ingresos para la Municipalidad puntarenense. Incluso quienes así se han movido lo han hecho tan divididamente que no les ha dado resultado la separación del Cantón Central.

A propósito de esa discusión alguna vez escribí que lo que se debía hacer, según mi punto de vista, era un Referéndum de los distritos para separarse del Cantón Central de Puntarenas, y constituirse en un primer momento, en un Cantón más de la Provincia de Puntarenas, y luego, como Cantón, empezar a desarrollar la lucha por unirse, como Cantón, a la Provincia de Guanacaste, que era lo que parecía que querían los vecinos de esos tres distritos.

Aun así, por la legislación existente para hacer eso se debe convocar a un Referéndum de los afectados, no solo del Cantón Central de Puntarenas, sino de toda la Provincia porque la Provincia perdería un Cantón.

Sin embargo, ahora sí hay un Proyecto de Ley, en trámite, que tiende a resolver este problema de estos tres distritos, o al menos que tiene más consenso político parlamentario, porque aquí también tiene que verse.

Con más razón la separación del país, de una Provincia, exigiría, no solo participación legislativa sino la convocatoria incluso de un Referéndum nacional en ese sentido.

Desde el punto de vista práctico, de la lucha, que alguien o algunos quisieran desarrollar para separar una Provincia del país, en el caso de Limón, y declararla independiente, desarrollarla como si fuera otro país, u otra unidad política territorial, que tendría límites con nosotros, con Panamá y con Nicaragua, supondría al menos la declaratoria de una República, llamémosla, de Limón.

Para eso se necesita un movimiento político, un partido político que dirija esa lucha, que actué en toda la Provincia de Limón, y también en el país, para buscar apoyos a su lucha. Se necesita un ideario político que lo justifique y no solo un análisis de la realidad política, social, cultural y económica de la provincia, que conduzca a plantear esta independencia. Se necesitan personas políticas, se necesitan políticos dirigiendo ese proceso, no improvisados charlatanes, que creen que con solo señalar la “Independencia” de la Provincia se va a dar como si fuera maná del cielo. Los movimientos políticos requieren políticos “profesionales”, dedicados a ellos, ojalá a tiempo completo. Los líderes políticos no se improvisan, se forman, se van haciendo. Esa formación exige cultura general, cultura política, educación amplia, conocimiento histórico de la realidad en que se quiere actuar.

Los líderes políticos fundamentan sus acciones en ideas políticas, en conceptos políticos y en una visión política de lo que pretenden construir, desarrollar o conquistar como resultado de su lucha.

En general, todos los líderes políticos, de todas las épocas, han sido gente instruida, educada, incluso muchos provenientes de las clases económicamente acomodadas, y altas de la sociedad, lo que les ha dio posibilidad de instruirse, educarse y formarse.

Analfabetas no dirigen revoluciones ni movimientos políticos. Analfabetas por desuso tampoco. Ignorantes tampoco. Quienes así actúen pueden conducir al despeñadero a quienes se les ocurra seguirlos.

Las ideas políticas tienen que prender en grandes masas para su apoyo, en tanto estos amplios sectores sociales, comprendan, acepten y hagan suyas las ideas que los líderes les plantean, y que les produzcan confianza, identificación y seguridad para seguirlos en sus planteamientos y sus luchas.

Quienes han esbozado esa idea del Limón Independiente, y menos este Ramses, no están en esa idea de desarrollar un partido político o un movimiento político que busque esa Independencia de Limón. No lo han hecho hasta ahora. Me parece que parten de solo lanzar la consigna “Limón Independiente” para ver que produce o en qué pega.

Si no es por la vía pacífica, institucional y electoral, solo quedaría la lucha armada para “liberar” e “independizar” a Limón de Costa Rica.

Tampoco en estos cuatro años ha surgido ningún grupo paramilitar, político militar o guerrillero que se proponga esa tarea, y haya desarrollado acciones contra las autoridades, locales de los cantones, para ir independizando uno a uno a cada Cantón. Digo autoridades cantonales porque no hay autoridades locales, como los Gobernadores provinciales, que existieron hasta 1998, lo que en su lugar serían acciones contra el Estado y el Gobierno de turno, y esto en enfrentarse a todo el país y a toda la Fuerza Publica, desde el punto de vista policial militar.

Como este Ramsés no sé qué grado de sensatez tendrá le hecho ver, en una respuesta que le di, en su Facebook donde se me vino encima, que desarrollar un movimiento guerrillero en el país es prácticamente una locura, para gente no preparada política ni militarmente. Y para que no se le ocurra intentarlo o embarcar a algunos ignorantes como él.

En el caso militar tan solo consideremos un aspecto. El Mapa Básico de Costa Rica es el estudio que se hace por parte del Instituto Geográfico Nacional, que elabora mapas del país, usando toda la tecnología que se pueda para hacerlos, lo mejor posible, en sus detalles.

En 1967, cuando estudié Geografia, junto con la carrera de Historia, y estudié el curso de Cartografía, conocí el Mapa Básico de Costa Rica, que en esa época se publicaba en una escala 1-50.000, y ya estaba en las láminas que se vendían, en el Instituto Geográfico Nacional, un mapa bastante preciso para ver toda la geografía nacional. Para eso se usaban unos aviones especiales, y los profesores de Cartografia, en esa época, eran preparados en las Bases Militares de los Estados Unidos en la Zona de Canal de Panamá, con lo cual se puede entender que los Estados Unidos, y su Ejército, y la Fuerza Pública costarricense, y sus jefes superiores, que eran entrenados en esas Bases, tenía conocimiento exacto de nuestro territorio.

Menciono a los Estados Unidos porque por el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, que probablemente el Gobierno de Costa Rica, invocaría, ante una amenaza así, sería la fuerza que entraría al país a solicitud nacional, con base en ese Tratado para enfrentar una situación como ésta.

En esa época, recuerdo, que las láminas fronterizas del Mapa Básico no se vendían al público por razones de seguridad “nacional” o estratégicas, aunque se podían conseguir. Igual sucedía cuando había cierta tensión en la frontera.

Para ese mismo tiempo con apoyo del Gobierno de Japón se estaba elaborando el Mapa Básico escala 1-20.000.

Actualmente, en estos 52 años transcurridos la tecnología cartográfica se ha desarrollado tanto qué en cualquier teléfono, con las aplicaciones Google Maps y Google Earth se puede ver cualquier parte del planeta a nivel de calle, ciudades enteras se pueden rastrear desde sus calles, cualquier propiedad, casa de habitación puede precisarse en esa aplicación. Los topógrafos hoy miden las propiedades con exactitud con aparatitos electrónicos.

En 1967, cuando cayó en combate el Che Guevara en Bolivia, se llegó a afirmar que por satélite lo habían rastreado, de manera que, con fotos satelitales de donde actuaba la guerrilla, pudieron observar seres humanos, los guerrilleros, que por el crecimiento de la barba determinado en las fotos satelitales le llevó, a las fuerzas que combatían la guerrilla, a la conclusión de que era la guerrilla, como efectivamente fue.

En el conflicto de la guerrilla colombiana, hace poco tiempo, en un refugio que tenía la guerrilla en la frontera de Ecuador, dentro del territorio ecuatoriano, lograron matar a uno de los dirigentes últimos de esa guerrilla, localizado, según se dijo por el celular, porque los celulares son localizables electrónica y militarmente, y con precisión quirúrgica lanzaron los cohetes que lo mataron, lo cual momentáneamente provocó un conflicto diplomático entre Ecuador y Colombia, sin que pasara a más del intercambio de notas diplomáticas y discursos de los gobernantes de ambos países.

Puestas así las cosas, Costa Rica es un territorio cartográfica, milimétrica y militarmente muy conocido. Desarrollar una guerrilla puede darse, pero desde este punto de vista es fácilmente localizable y seguible. Es muy difícil para una guerrilla actuar en el país. Pocas regiones del país no han sido penetradas por caminos, carreteras, por la “civilización”. Las áreas cercanas a las ciudades están totalmente habitadas. Con ver país de noche desde un avión se puede apreciar hasta donde ha llegado el desarrollo, el Estado y sus instituciones, entre ellas la parte de Seguridad Pública Nacional.

Así las cosas si los que pretenden Independizar Limón, han pensado renunciar a la lucha política y en su lugar emprender la lucha armada, deben pensarlo. Además de que deben tener líderes políticos deben tener también jefes militares, tener fincas de entrenamiento de las personas que los quieran acompañar en esa aventura, tener armas, lo que no es fácil aunque en el país haya un gran mercado de armas ilegales. NO hay en este momento países en capacidad de dar adiestramiento militar a grupos de esta naturaleza, como los hubo hace más de 40 años.

La lucha armada para la obtención política del poder o la llegada al gobierno de Costa Rica no está a la orden del día de nadie, de ningún grupo político, ni de la izquierda, por lo demás muy débil, a pesar que desarrolló contingentes militares muy importantes, y no tan pequeños, de combatientes en la lucha contra Somoza, por el triunfo Sandinista en 1979, y de defensa de la revolución sandinista en esos primeros años de gobierno, al enfrentar a la contra revolución sandinista, desde Nicaragua, que actuaba desde Costa Rica, con la complicidad del Gobierno de Luis Alberto Monge Alvarez, del Partido Liberación Nacional, y desde Honduras, y con algunas otras experiencias combativas en El Salvador, combatiendo ellos desde suelo nicaragüense.

La derecha no necesita de estos grupos guerrilleros porque de muchas maneras políticamente gobierna el país, y antes de acudir a una guerrilla acudiría a un Golpe de Estado, si necesitara cambiar el gobierno no por la vía electoral.

Por lo anterior el grupito, y personajes, como este Ramsés, parece que son más charlatanes que gente políticamente seria, tratando verdaderamente de desarrollar un movimiento político, real, vivo, existente orientado en ese propósito.

El peligro de ello es que haga caer incautos en acciones estúpidas, qué en nombre de esa liberación e Independencia de Limón, puedan producirse.

Por ahora me parece que quieren revivir una charlatanada.

En el escenario inmediato tienen las elecciones municipales o cantonales, en toda la provincia, a partir de octubre del próximo año, 2023, hasta febrero del 2024 para convencer a los limonenses que se independicen de Costa Rica…veremos los resultados.

NOTAS ANTERIORES


La mentira

Viernes 19 abril, 2024

Los esfuerzos educativos de la sociedad siempre han formado en la verdad nunca en la falsedad ni en la mentira.

Políticos cínicos y mentirosos

Miércoles 17 abril, 2024

En el equilibrio de poderes, el Legislativo tiene la función de hacer las leyes y de ejercer control político sobre toda la administración pública del Estado, e







© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.