Logo La República

Martes, 20 de abril de 2021



COLUMNISTAS


El inicio: decálogo de la discriminación

Marilyn Batista Márquez [email protected] | Lunes 08 marzo, 2021

Marilyn Batista


Serie La rebelión de las mujeres

Érase una vez, en el año 2021, en que la pandemia del coronavirus hacía estragos en la economía -a pesar de que ya había iniciado el proceso de vacunación contra la temible enfermedad-, que millones de mujeres a través de un movimiento masivo conectado por todas las redes sociales existentes en aquel momento, se unieron para analizar su situación socio económica en el mundo.

“Las locas”, como muchos hombres las llamaron, hicieron un análisis exhaustivo de su condición desde la perspectiva de género, analizando datos de los últimos tres años de diferentes organizaciones como la Organización de Naciones Unidas, ONU, Organización Mundial del Trabajo, OIT, Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo, BID, UNESCO, CEPAL, la Organización Mundial de la Salud y OMS, entre otras. Este fue el resumen que precedió la rebelión:

1. Desde el brote del COVID-19, la violencia en el hogar contra las mujeres y las niñas se ha intensificado en países de todo el mundo. El confinamiento las obliga a estar encerradas con sus maltratadores y se encuentran cada vez más aisladas de las personas y los recursos que pueden ayudarlas. En el mundo 1 de cada 3 mujeres ha sufrido violencia física o sexual por parte de su pareja o expareja. Se estima que en todo el mundo, 87.000 mujeres fueron víctimas de feminicidios en un solo año.

2. La pandemia y las medidas para prevenir la propagación de la enfermedad provocaron un aumento desproporcionado en la tasa de desempleo de las mujeres. En Europa y Asia Central, el 25 % de las trabajadoras independientes perdieron sus empleos, en comparación con el 21 % de los hombres. En América Latina y el Caribe la tasa de participación laboral de las mujeres se situó en 46% en 2020, mientras que la de los hombres en 69%. Se calcula, que la tasa de desocupación de las mujeres llegó al 12% en 2020, porcentaje que se eleva al 22,2% si se asume la misma tasa de participación laboral de las mujeres de 2019. A lo anterior se une que en el mundo, las mujeres apenas ganan 77 centavos por cada dólar que gana un hombre, o sea, siguen cobrando un 23 % menos que los hombres.

3. Para miles de mujeres, además de perder los ingresos, aumentó de manera desmedida la carga de trabajo doméstico y de cuidado no remunerado, ya que asumen el 76,2% de todas las horas del trabajo de cuidado no remunerado, más del triple que los hombres.

4. Las diferencias de género en la legislación afectan a las mujeres de todas las regiones. Casi el 90 por ciento de 143 economías que se estudiaron registra al menos una diferencia legislativa que restringe las oportunidades económicas para las mujeres. Entre ellas, 79 economías poseen leyes que limitan el tipo de empleo que las mujeres pueden ejercer.

5. En sólo 22 países hay Jefas de Estado o de Gobierno, y 119 países nunca han sido presididos por mujeres. Al ritmo que se va, la igualdad de género en las más altas esferas de decisión política se logrará dentro de unos 130 años.

6. Se calcula que existen 1.6 billones de mujeres campesinas (más de la cuarta parte de la población mundial), pero sólo el 2% de la tierra es propiedad de ellas y reciben únicamente el 1% de todo el crédito para la agricultura.

7. En el mundo 4 de cada 10 mujeres no tienen cuentas financieras de ningún tipo. Son aproximadamente 1.000 millones de mujeres sin acceso a servicios financieros formales. El 58% de las mujeres son titulares de una cuenta bancaria frente al 65% de hombres.

8. En el mundo las mujeres lideran el 18% de las empresas. Solo el 20,5% de estas empresas utilizan créditos bancarios para financiar su inversión, mientras que la cifra asciende a 42,9% en el caso de los hombres. La tasa de créditos rechazados a mujeres es de 42%, mientras que solo de 2,5% para los hombres.

9. Existe un mayor número de niñas sin escolarizar que de niños. Las mujeres representan dos tercios de los 750 millones de adultos que carecen de conocimientos básicos de alfabetización.

10. A nivel mundial las mujeres tienen menos acceso a la tecnología, hay 200 millones más de hombres que mujeres con acceso a Internet, y las mujeres tienen 21% menos probabilidad de tener un teléfono móvil.

En resumen, las mujeres siguen teniendo serias desigualdades y la pandemia generó un retroceso de más de una década en diferentes áreas de participación y representación.

Una de las líderes del movimiento (que algunos detractores bautizaron con el nombre de “la bruja mayor”) comunicó a través de Twitter las palabras de Villoro “La desigualdad de las mujeres constituye un caso especial entre todas las discriminaciones sociales. En efecto, a diferencia de otros casos, no constituyen una clase social, ni un grupo específico; no son una comunidad, ni una minoría social o racial, atraviesan todos los grupos y pueblos y, en todos ellos, son una inseparable mitad”.

Otra lideresa instó a todas las mujeres del planeta a unirse a una rebelión pacífica, pero tormentosa para sus pares, en la que ninguna hiciera oficios domésticos durante la semana de conmemoración del Día Internacional de la Mujer. La propuesta fue secundada por 1,983 millones de mujeres, de las 3,811 millones que existen en el mundo. ¡Inicia la rebelión!

*Relato ficticio basado en datos y citas reales.






© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.