Logo La República

Domingo, 31 de mayo de 2020



COLUMNISTAS


El impacto económico de Covid-19

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 08 abril, 2020


Hasta la fecha el programa iniciado y dirigido por el Dr. Daniel Salas ha sido un éxito y a él y a su equipo les debemos nuestro agradecimiento. Es cierto que el número de personas afectadas por el Covid-19 ha aumentado, pero casi se puede decir que ha sido controlado si se compara lo que ha pasado en Costa Rica con el resto de los países del hemisferio. En esos países el crecimiento ha sido explosivo y muy difícil a contener. Me uno a todos para decirle muchas gracias a Salas.

Pero al Ministro de Salud no le toca manejar a los estragos económicos que esta enfermedad está provocando. Ya se reporta hambre en muchos cantones; el Consejo Nacional de Producción CNP, fundado específicamente para enfrentar este tipo de situación, reporta que no puede alimentar a los niños que han quedado sin su programa de almuerzos en las escuelas y colegios. Menos los adultos que están en situación precaria han podido atender. Está claro que esta es una institución que “sobra” con todo y su fabriquita de alcohol.

Hay reportes de grupos de adultos en diferentes cantones que se unen en lotes baldíos y después salen desesperadamente para buscar comida, aunque implica mendigar, robar o saquear. Después de la Semana Santa habrá más de esto. La verdad es que las personas que siempre han estado al borde del desastre (los que viven en la calle) ahora están mucho peor.

El problema no se va a resolver con 200 mil colones mensuales para los que perdieron su empleo; peor es nada, desde luego. La mayoría de las micro y pequeñas empresas están cesadas y no tienen reservas. Han despedido colaboradores y sus propietarios están en aprietos. El sector turístico, los restaurantes y los bares, los atractivos como tours de los rápidos, la pesca, el buceo, los taxistas y los que atienden pasajeros en los aeropuertos, los guías todos están cesantes. Incluso empresas más grandes y de otros sectores han sufrido pérdidas de ingresos y han sido forzados a recortar personal.

La economía necesita una inyección fuerte de dinero de forma general. Una solución pudiera ser un pago lo más pronto posible de un monto a todo habitante adulto de un salario mínimo. No hay tiempo para determinar quienes son elegibles y quien no; es inyectar un monto fuerte a la economía en el momento de más necesidad. ¿Y el dinero? Pudiera ser lo que sugirió el Ing. José María Figueres recientemente – usar $1 mil millones de las reservas del Banco Central; por sí el dinero es del pueblo costarricense igual que ese banco. Quizás se puede hacer con los gananciales de ciertos de las instituciones más rentables o con el dinero que se recauda de “no bajar más” el precio del combustible. El punto es que urge poner plata en la economía.

Todos estamos rogando al Todopoderoso que nos libre del Covid 19 lo más pronto posible. Pero por mientras se requiere acción en el frente económico.

NOTAS ANTERIORES


La espiral del silencio

Jueves 28 mayo, 2020

Muchas personas estamos de acuerdo con que el Gobierno brinde asistencia social a los desempleados y personas con jornadas reducidas afectadas

Por favor, Sr. Ministro, un vuelo diario

Miércoles 27 mayo, 2020

No importa a qué ciudad se dirige – México, Miami, Houston – mientras que sea una donde hay servicio de transporte aéreo al resto del mundo.






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.