Logo La República

Domingo, 25 de octubre de 2020



NOTA DE TANO


El caso de Grecia contamina el juego limpio del campeonato

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 19 febrero, 2020

Johnny Chaves, técnico de Santos, lleva razón

Compartimos y respaldamos, en su totalidad, las manifestaciones del técnico del Santos de Guápiles, Johnny Chaves, cuando reclama que se le estén otorgando puntos a los rivales que tenían que enfrentar a Grecia en el calendario.

No es justo, equitativo y menos que favorece el juego limpio que se “le regalen” tres puntos a los rivales que Grecia debía enfrentar y que no pudo hacerlo por estar suspendido el club por el Comité de Licencias.

Guadalupe ganó tres puntos sin jugar; Limón y Saprissa son dos de otros equipos beneficiados.

Lea más: Fedefútbol suspende licencia a Grecia y no podrá jugar en el torneo nacional

Solo por citar el caso de Limón, sin entrar a la cancha va a sobrepasar en el sótano a Universitarios y puede que al final del Clausura, descienda la U gracias al regalo que obtuvo Limón, y esto molesta, con justa razón, al técnico santista. Es más, su reclamo debería ser apoyado de forma unánime por los otros diez entrenadores de la primera división, sin incluir, desde luego al griego.

A la hora de editar esta Nota, no conocemos el final de la novela. Estábamos en el capítulo cuando Jorge Alarcón, hoy en las filas de Grecia, reclamó fuertemente la decisión del Comité de Licencias y amenazó con llevar el caso a FIFA.

Respondió de inmediato Rodolfo Villalobos, presidente de la Federación y dijo que si Grecia autorizaba a levantar el acuerdo de confidencialidad que rige en estos casos, la Casa de Los Sustos publicaría los motivos de la suspensión. Ante la respuesta tajante del jerarca federativo, Alarcón se escurrió por la puerta de atrás.

Lea más: La Universidad inicia un largo camino que lo salve del descenso

No es para nada conveniente que situaciones como la descrita se den cuando ya arrancó la competencia.

El papeleo debe estar listo, a derecho y en orden, antes de que se inicie el torneo.

Si en este, caso Grecia, o cualquier otro club no hizo lo correcto o cometió una acción antirreglamentaria o indebida, debe ser suspendido y condenado automáticamente al descenso. No se debe jugar con el esfuerzo de los otros equipos en sus respectivas metas.

Tampoco se deben estar regalando puntos de oficio, que benefician a unos y perjudican a otros.

Es más justo, mientras se aclaran los nublados del día, reprogramar los juegos de Grecia, una vez se ponga a derecho y si no pone, pues simplemente desciende.

Igual se puede dejar abierto el portillo para que, si los rivales de Grecia no apelan porque no quieren ganar en la mesa, se reprogramen esos partidos y no regarle de oficio los tres puntos.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.