El asesino Charles Manson muere a los 83 años
Charles Manson se tatuó una esvástica en su frente durante su juicio. Tomada de www.hollywoodreporter.com/La República
Enviar

Charles Manson, quien se convirtiera en un ícono de la cultura pop por ser líder de una secta extremista racial entre finales de los 60 y inicios de los 70, murió de causas naturales en el hospital Mercy de Bakersfield (California), a los 83 años.

Manson estuvo en prisión en cadena perpetua desde 1971, al conmutarse su pena de muerte, después de ser declarado culpable del asesinato de dos familias.

Entre los asesinatos de la secta La Familia, liderada por Manson, estuvo el de Sharon Tate, actriz reconocida en los años 60 y esposa del director Roman Polanski, embarazada al momento del crimen y abatida brutalmente de 16 puñaladas.

La única motivación que movía a los seguidores de Manson era la de iniciar una revolución racial, inculpando falsamente a personas negras de los asesinatos que ellos cometieron.

Muchos atribuyen la personalidad díscola de Manson a su dura infancia, pues nunca conoció a su padre y su madre era un prostituta alcohólica.

Fue un niño que saltó de casa en casa hasta que a los 12 años empezó a recorrer las cárceles. Ahí emergieron los primeros indicios de su abismal carácter.

En prisión Manson amenazó y asaltó al personal de la cárcel y fue acusado de estar en posesión de armas y teléfonos.

Pasaba sus días jugando ajedrez y leyendo la Biblia.

Ver comentarios