Logo La República

Viernes, 20 de septiembre de 2019



NOTA DE TANO


El Ajax no juega fútbol, lo pinta

Los tulipanes ridiculizaron a la Vieja Señora

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 22 abril, 2019

Los tulipanes ridiculizaron a la Vieja Señora

Me remonto al reciente Barcelona de Pep Guardiola para expresar extasiado cómo el fútbol de nuevo se convierte en arte, en pintura, en poesía, en un terreno de juego con el maravilloso Ajax de Ámsterdam.

Claro que habían enviado un mensaje de su fútbol total, mágico, de ensueño, cuando despacharon al campeón defensor el Real Madrid. De ahí que resultaron meramente risibles los alegres vaticinios que pusieron a la Vieja Señora como favorita ante los “hijos de Johan Cruyff”, cuando se publicó el sorteo de los cuartos de final.

Como la sangre “jala”, me apunté a la Juve, que no es mi club en Italia, pero mis amigos saben de las preocupaciones que latían en mi interior derivadas de esa calidad magistral de los tulipanes.

Bien lo agregaban los analistas de ESPN, mientras el Ajax despedazaba y se bailaba al monarca italiano: “los discípulos de Eric Ten Hag parecían güilas en plena mejenga, tocando la pelota, pasándola de pie a pie, con velocidad, desmarques exactos y metiéndose hasta la cocina de la casa juventina.

Jugaron como si el escenario fuera una calle de un barrio pobre de Ámsterdam, donde los chiquillos la tocan hasta gastarla, y no el monumental estadio que cobija a un peso pesado del balompié italiano y europeo.

La derrota de la Juventus fue humillante, no escandalosa por el resultado mínimo, pero sí por la impotencia que demostró el equipo local, para frenar a esa máquina maravillosa de fútbol artístico, creativo y total del Ajax.

¡Qué lástima que los clubes tagarotes del Viejo Continente pronto despedazarán a este equipo!

Este Ajax del marroquí Ziyech, Van de Beek, del brasileño Neres y el serbio Tadic, los cuatro jinetes del Apocalipsis que forman la artillería tulipana, no debería deshacerse nunca para que le sigan mostrando al fútbol cómo es que se juega el colectivo deporte.

Obra maestra, goles de los holandeses Donny Van de Beek y el joven capitán Matthijs De Ligt, ya pescado por el Barcelona, y fútbol de ensueño del mediocampo hacia adelante.

Fiesta tulipana, equipo de fútbol que pareciera no tener límites: talento, organización, técnica, desafío, rebeldía, nueva generación de “Carasucias”, ya no argentinos, ni peruanos, ni ticos, sino esta hermosa mezcla de refrescantes jugadores, merecedores de una admiración universal por hacer del fútbol un arte.

[email protected]







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.