EE.UU. habría bloqueado planes de Japón para explorar crudo ruso
Mientras el consorcio japonés se suma a Exxon al ser frustrado por las sanciones, algunas empresas chinas, indias y europeas están llevando a cabo proyectos en Rusia. Bloomberg/La República
Enviar

Los planes de un grupo japonés para explorar el petróleo ruso con la empresa estatal Rosneft PJSC han sido bloqueados por la intervención de Estados Unidos con las sanciones, según fuentes relacionadas al tema.

La objeción de Washington al proyecto japonés para explorar en busca de petróleo en el océano del lejano oriente ruso, muestra que el Tesoro de Estados Unidos mantiene una línea firme con las sanciones, incluso mientras algunas compañías internacionales siguen adelante con acuerdos energéticos rusos. En abril, EE.UU. rechazó una solicitud de Exxon Mobil Corp. para una exención que le permitiría perforar con Rosneft en el mar Negro.

Rosneft firmó un acuerdo preliminar con un consorcio japonés compuesto por Japan Oil, Gas & Metals National Corp., conocido como Jogmec, Inpex Corp. y Marubeni Corp. para la exploración en aguas profundas con una licencia al suroeste de la isla de Sajalín en diciembre, uno de más de 60 acuerdos y memorandos firmados durante la visita del presidente ruso Vladimir Putin a Japón.

Sin embargo, desde entonces el gobierno de EE.UU. se ha opuesto al proyecto, según dos fuentes familiarizadas con las discusiones que pidieron no ser identificadas tratándose de un tema sensible.

La objeción de EE.UU. al proyecto se basa en el principio de que los aliados de Washington en el G7 no deberían eludir las sanciones permitiendo a sus compañías llevar a cabo proyectos que las empresas estadounidenses tendrían prohibidos.

La posición de Tokio es que el proyecto con Rosneft no representa violar las sanciones, ya que el consorcio japonés no estaba compitiendo con compañías estadounidenses.

Además de la presión política de su aliado más cercano, Japón también arriesga violar las sanciones estadounidenses contra Rusia que impiden que las compañías extranjeras exploren en aguas profundas con equipos que contienen un 25% o más de componentes originados en EE.UU.

Los obstáculos al proyecto japonés surgen mientras los legisladores estadounidenses están trabajando en nuevas sanciones dirigidas a proyectos energéticos en Rusia. Las medidas fueron aprobadas casi unánimemente por el Senado el mes pasado, pero actualmente están estancadas en la Cámara de Representantes.

Mientras el consorcio japonés se suma a Exxon al ser frustrado por las sanciones, algunas empresas chinas, indias y europeas están llevando a cabo proyectos en Rusia. Beijing Gas Group de China completó el mes pasado un acuerdo de $1.100 millones para comprar una participación en la unidad Verkhnechonskneftegaz de Rosneft.

En los últimos tres años, Tokio ha intentado asumir una posición diplomática que apoye a sus aliados occidentales sin irritar a Moscú.

Ver comentarios