Enviar
Proyectos verticales cada vez más altos marcan las nuevas tendencias en el sector
Edificios de altura se imponen en la construcción

• Solicitudes de permisos se incrementaron al menos un 18%
• Inflación en la industria ha provocado pérdida en el poder adquisitivo para compra de materiales

Karen Retana
[email protected]

Aquellas casas de antaño caracterizadas por su gran tamaño, con múltiples aposentos, amplios pasillos y jardines alrededor, quedaron atrás para dar paso a un nuevo modelo inmobiliario que emerge en el país.
Si bien la edificación se muestra imparable, hoy crece hacia arriba, con torres cada vez más altas y cuyo distintivo principal es el ahorro de terreno.
La simplicidad de las construcciones de la Costa Rica de antes, hoy muestra un nuevo rostro con acabados sofisticados e importados.
Esta clase de edificaciones ganó terreno en 2007 y todo parece indicar que en este año se mantendrá la tendencia, muestra de ello es que solo en el casco metropolitano se tramita la construcción de unos 20 proyectos de este tipo.
Pese a que en el país la construcción se ha caracterizado por ser horizontal, este modelo de edificaciones pretende impulsar un cambio cultural, ofreciendo incentivos como la seguridad y la tecnología.
En provincias como Guanacaste y Puntarenas, tales desarrollos son muy cotizados debido la fuerte demanda de los extranjeros, quienes encuentran en las costas precios relativamente bajos en comparación con el mercado estadounidense.
El auge en la construcción de proyectos residenciales se evidencia con el hecho de que este sector presentó el mayor crecimiento en 2007.
A setiembre del año pasado se contabilizaron más de 5 mil metros cuadrados en permisos de
construcción, la mayoría en la Gran Area Metropolitana.
Los factores que impulsaron la construcción residencial se deben a condiciones favorables de tipo financiero como bajas tasas de interés.

Esto ha propiciado mejores condiciones de acceso a crédito hipotecario en dólares y mensualidades más bajas para segmentos que anteriormente no calificaban, explicó Mayela Román, economista y consultora de la Unidad Ejecutora del Programa de Regularización de Catastro y Registro.
El año pasado las tasas de interés bajaron en un 27%, lo que permitió a la población una mayor capacidad de compra.
A ello se suma que el ingreso real de las personas se incrementó de acuerdo con la Encuesta de Hogares Multipropósitos realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos.
No obstante, la inflación en la industria de la construcción ha presentado un comportamiento por encima del Indice de Precios al Consumidor.
Los efectos se traducen en un incremento directo en los precios de los materiales de
construcción y por ende en una pérdida sensible del poder adquisitivo de la población y del sector para la compra de insumos, indicó Miguel Tapia, director financiero de la Cámara Costarricense de la Construcción.
Los insumos con mayor incremento son el cable eléctrico, los materiales de acero y el hierro; de estos los que más influyen en el crecimiento de los índices de precios son los derivados del acero.
“Tenemos dos panoramas: una creciente inversión en construcción, y aumentos en los materiales. Los costos de las viviendas los asume el desarrollador y es su decisión si los traslada al consumidor”, agregó Tapia.
Pese a la escalada en los precios de los insumos, el sector se muestra optimista sobre el futuro de la construcción para este año.
Esto debido a que además de la inversión privada, el Gobierno mejoraría la infraestructura vial en ciertas zonas, lo que traería consigo mayor construcción.
“Algunos desarrolladores no han invertido en algunos sitios debido a que no se cuenta con vías de comunicación aptas; si se mejora en este aspecto, el sector se incrementará”, señaló Tap
ia.



Ver comentarios