Economía costarricense al antojo de Trump
Enviar

Colaboraron Pablo Acuña, Javier Adelfang y Fabio Parreaguirre

El mundo está atento a lo que sucederá y a las señales que viene transmitiendo Donald Trump como presidente de Estados Unidos, muchas de las cuales auguran tensión e incertidumbre.


Costa Rica tiene el desafío de estar preparada ante cambios en la política económica norteamericana que podrían afectarla.
Hasta ahora el nuevo gobierno estadounidense no ha hecho referencia a Centroamérica; sin embargo, todo podría cambiar de un momento a otro.
“Las estrategias para hacer frente a estos retos son el fortalecimiento del capital humano, los temas referentes a costos de la electricidad y mantener la estabilidad jurídica del Régimen de Zona Franca, así como mejorar la infraestructura”, indicó Jorge Sequeira, director de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo.
Además, la intención de cerrar sus fronteras y repatriar empresas puede golpear a una economía como la costarricense tan ligada a la potencia del norte.
Apostar por la diversificación comercial, ampliar los sitios en los cuales colocar la oferta exportadora y ayudar de forma competitiva al sector exportador y productivo en general para dar mayor valor agregado a productos tradicionales, es el consejo de Laura Bonilla, presidente de la Cámara de Exportadores.
La inversión norteamericana, el comercio bilateral y el efecto en la relación comercial con México son algunos de los sectores sobre los que podría haber un impacto directo.
“Indudablemente una de las posibles afectaciones sería en la inversión extranjera, con un efecto muy peligroso en la balanza de pagos”, explicó Juan Rafael Lizano, de la Cámara de Agricultura.
LA REPÚBLICA presenta un análisis sobre los sectores más vulnerables y la probabilidad de impacto en ellos.

Inversión Extranjera Directa

Probabilidad de impacto Alta

El objetivo de Trump, según se desprende de sus discursos, es recuperar las fuentes de trabajo, sobre todo en el ámbito industrial, lo que podría generar el repliegue de empresas establecidas en Costa Rica o, al menos, borrar cualquier proyecto de expansión y nueva inversión.
En cuanto a la producción de bienes, Costa Rica está fuerte en el sector de dispositivos médicos.
El 40% del la Inversión Extranjera Directa es de origen estadounidense, que en los últimos años se ha mantenido en un nivel anual de $2,8 mil millones, del cual la industria representa aproximadamente un 30%.
Pero el impacto podría superar al sector industrial y trasladarse también a los servicios donde la inversión promedio desde 2013 ha sido de poco más de $900 millones anuales.
La semana pasada, algunos senadores norteamericanos mencionaron el deseo de recuperar el trabajo en el área de servicios, enfocado sobre todo, en call centers.

Comercio con México

Probabilidad de impacto Media

Las medidas que tome Estados Unidos contra México impactarían de lleno en el bolsillo de los aztecas, lo que podría repercutir en las ventas de Costa Rica.
La pérdida de puestos de trabajo como consecuencia de la relocalización de empresas, así como la posibilidad de ver reducidos los ingresos por remesas, disminuiría el poder adquisitivo de las familias mexicanas.
México podría desplazar algunos productos nacionales en los demás países centroamericanos, para compensar el acceso reducido al mercado estadounidense a través de una política comercial con mayor orientación a la región.
Entre los principales productos enviados a México están el aceite de palma, los microcircuitos y el aceite de almendras.
Las exportaciones costarricenses a México representaron tan solo el 2,6% del total en 2016; sin embargo, el resto del istmo representa un cuarto de la oferta total exportada.
Aparte de la amenaza de imponer un arancel de hasta el 20% a los productos mexicanos exportados a Estados Unidos, existe la posibilidad de que se reduzcan las remesas enviadas por los trabajadores a sus familias en México, si prosperara la propuesta de gravarlas, para financiar una muralla fronteriza.
El año pasado alcanzaron los $27 mil millones, de los cuales la mayor parte proviene de trabajadores asentados en Estados Unidos.
Con México tenemos una balanza negativa, especialmente por los vehículos que importamos.
Los efectos de una caída en la economía azteca significaría una depreciación del peso mexicano, por lo que las importaciones crecerían ya que serían más baratas.

Centroamérica

Probabilidad de impacto Media

La capacidad de los países del Triángulo del Norte de comprar los productos costarricenses, podría ser afectada en la medida en que se redujera el valor de las remesas enviadas a El Salvador, Guatemala y Honduras desde Estados Unidos.
Esto sucedería, en la medida en que se expulsara a los migrantes indocumentados de esos países, que actualmente están trabajando en Estados Unidos.
Las remesas en este momento representan una parte significativa de los ingresos del Triángulo del Norte —no menos del 15% del PIB, tanto en El Salvador como en Honduras, y más del 10% en Guatemala.
Esta posibilidad se suma al impacto indirecto del posible desplazamiento de los productos nacionales por los mexicanos.

Comercio con EE.UU.

Probabilidad de impacto Baja

Centroamérica no estaría entre las prioridades de Estados Unidos para una reforma de los acuerdos.
Trump en ningún momento se ha referido al Cafta, que en 2015 representó tan solo el 1,4% del comercio exterior de Estados Unidos, además representa un superávit consistente con Centroamérica y República Dominicana que en 2016 alcanzó los $4 mil millones.
Con Costa Rica la situación es similar, con el comercio favorable para Estados Unidos, ya que a noviembre del año pasado las ventas al país del norte fueron de $3,6 mil millones, mientras que las compras alcanzaron los $5,2 mil millones.

Estados Unidos vs. Cafta

La balanza comercial entre Estados Unidos y Centroamérica se inclina hacia el lado de la potencia del norte (cifras para Estados Unidos en miles de millones de dólares).

  Exportaciones Importaciones Superávit
2014 31 28 3
2015 29 24 5
2016 26 22 4


Fuente: Buró de Estadísticas de Estados Unidos

Estados Unidos y Costa Rica

Al igual que en el Cafta, el comercio bilateral entre Estados Unidos y Costa Rica es favorable al primero (cifras para Costa Rica en miles de millones de dólares, 2016 a noviembre).

  Exportaciones Importaciones Superávit
2014 3,5 7,6 4,1
2015 3,5 6,1 2,6
2016 3,6 5,2 1,6

Fuente: Procomer

Análisis de los sectores

Los analistas piensan que aún es pronto para saber con exactitud lo que sucederá, pero sí creen que el país debe tener ya un “Plan B” para socavar cualquier acción de la administración Trump en contra de nuestra economía.

Alexander Mora
Ministro
Comercio Exterior

Las declaraciones de Trump tienen múltiples dimensiones. Primero, el tema de inmigración podría afectar directamente a los países del Triángulo del Norte centroamericano cuya dependencia de las remesas es realmente significativa, para nosotros una región débil implica vulnerabilidad.
Por otro lado, en el comercio nuestra región pesa poco para EE.UU., el comercio costarricense está conformado por productos agrícolas que ellos no producen, entonces no creo que se vería afectado.
Además, hace dos años EE.UU. representaba dos tercios de nuestro comercio exterior ahora es solo un tercio, el 36%. Y finalmente la IED es un tema difícil de predecir, las empresas nos han dicho que lo más grave sería una suspensión de posibles inversiones en el futuro.

Jorge Sequeira
Director general
CINDE

Los resultados de la elección presidencial en EE.UU. son un reto adicional al contexto internacional de competitividad en materia de Inversión Extranjera.
Las estrategias para hacer frente a estos retos son el fortalecimiento del capital humano, los temas referentes a costos de la electricidad y mantener la estabilidad jurídica del Régimen de Zona Franca, así como mejorar la infraestructura.


Laura Bonilla
Presidente
Cámara de Exportadores

Las autoridades costarricenses deben apostar por la diversificación comercial, ampliar los sitios en los cuales colocar la oferta exportadora y ayudar de forma competitiva al sector exportador y productivo en general para dar mayor valor agregado a productos tradicionales.
Al diversificar se debe pensar en llegar de forma más fuerte al mercado asiático, principalmente China, así como en la Alianza del Pacífico, ya que es una oportunidad de formar parte del principal bloque comercial cercano a nuestra región y que podría disminuir los riesgos de las acciones que se tomen desde Washington. Por esto, desde Cadexco venimos haciendo un llamado desde los distintos comités para accionar estos esfuerzos.

Yolanda Fernández
Presidenta
Cámara de Comercio

Costa Rica debe apostar aún más a la diversificación comercial. Por ello, la Alianza del Pacífico representa una oportunidad de oro.
Consideramos que es muy prematuro hablar sobre el posible impacto de las medidas gubernamentales en Estados Unidos, sin embargo el sector comercial de este país está atento a las decisiones que tome este nuevo gobierno.
Si las acciones se llegaran a concretar, va a existir sin lugar a dudas una afectación, pues es el principal destino de nuestras exportaciones con más del 40%.
Asimismo, la Inversión Extranjera Directa de origen norteamericano podría sufrir una desaceleración. No obstante, Costa Rica cuenta con ventajas competitivas que podrían minimizar esos efectos.

Enrique Egloff
Presidente
Cámara de Industrias

Existe incertidumbre en el mundo, y Costa Rica no es la excepción, ante declaraciones y medidas recientes de la Administración Trump; en un entorno de mayor incertidumbre los inversionistas y empresas tienden a ser más conservadores con sus planes de inversión o expansión por lo que, siendo Costa Rica receptor neto de Inversión Extranjera Directa, la mayoría proveniente de Estados Unidos, podría verse reducida la inversión, que para nuestro país es muy importante para cubrir el déficit de la balanza comercial.
Hasta ahora las medidas anunciadas van en la dirección de apoyar ciertos sectores de industria pesada en Estados Unidos en la que nuestro país no es un actor, por ello en este momento es difícil precisar cuáles serían los sectores que más se verían afectados en Costa Rica.
Se les debe dar seguimiento a los encadenamientos de pequeñas y medianas empresas nacionales que venden sus productos o servicios a las industrias instaladas en el país.

Juan Rafael Lizano
Presidente
Cámara Agricultura

Indudablemente una de las posibles afectaciones sería en la inversión extranjera con un efecto muy peligroso en la balanza de pagos.
En cuanto a los mercados agrícolas no tendríamos problemas pues exportamos bienes que EE.UU. no puede producir, entonces existe una ventaja competitiva de nuestra parte.
Sin embargo, exportaciones de servicios se podrían ver afectadas tomando en cuenta que gran número de empresas de servicios en el país son estadounidenses.
En cuanto al Cafta, no me preocuparía mucho pues ellos tienen un TLC positivo o superavitario.
Como estrategia Costa Rica debe buscar inversiones de diferentes países o regiones como la de Asia para sustituir a EE.UU. como nuestro mayor aliado comercial.

Ver comentarios