Economía colaborativa en Japón queda rezagada respecto de China
Enviar

Japón, uno de los mayores motores mundiales de la tecnología en los años 80, perdió el barco a la hora de expandir su sector de economía colaborativa. Muy rezagada respecto de los Estados Unidos y empequeñecida al lado de China por más de dos mil a uno, la economía colaborativa del país también es más pequeña que la de otros países desarrollados como el Reino Unido y Francia.

Las compañías que sí tiene el país en esta área de gran crecimiento son una suerte de David frente a Goliats como Uber Technologies Inc. y Didi Chuxing, la compañía de viajes compartidos con usuarios en más de 400 ciudades de todo el país. Space Market Inc. y Sharingtechnology.Inc son algunos de los ejemplos exitosos más modestos producidos por Japón.

Space Market, que ayuda a la gente a comprar espacio en todo, desde oficinas hasta salones y templos para bodas, consiguió este año otros 400 millones de yenes ($3,5 millones) de financiamiento de inversores como Mizuho Capital Co. y aumentó 10 veces los espacios ofrecidos hasta más de 8 mil desde que fue creada en 2014.

Sharingtechnology pone en contacto a quienes buscan y ofrecen servicios para el hogar como la limpieza y se registró en las bolsas de Tokio y Nagoya en agosto. Una estimación de las ganancias operativas correspondientes a los 12 meses con cierre en setiembre mostró que creció seis veces con respecto al año anterior.

Pero no esperen que la economía colaborativa de Japón comience a tener la magnitud o el éxito que mostraron los grandes exportadores de la industria nacional en los últimos años.

Entre las limitaciones clave mencionadas por analistas, emprendedores y funcionarios de gobierno figuran una falta de capital riesgo para financiar empresas emergentes de economía colaborativa, obstáculos legales y la preocupación por la seguridad y los accidentes.

Es más probable que los japoneses expresen preocupación por la seguridad de los servicios compartidos que quienes viven en Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, China, Australia e India, según una encuesta del Ministerio de Asuntos Internos y Comunicaciones de Japón.

Yusuke Takada, uno de los dos únicos funcionarios de la Oficina de Promoción de la Economía Colaborativa del gobierno, dijo que muchos japoneses todavía la desconocen. Una encuesta realizada en mayo por PwC que abarcó a casi 10 mil japoneses constató que solo el 31% podía reconocer algún servicio de economía colaborativa.

No hay cifras oficiales, pero Yano Research Institute estimó que la economía colaborativa de Japón alcanzó menos del 0,005% del producto interno bruto.

En China, con sus antecedentes de compartir a través de una vida en comunidad y una cultura más activa en materia de empresas emergentes, la economía colaborativa alcanzó $530 mil millones en 2016, o sea 4,6% del PIB. El gobierno chino predice que el sector crecerá a 10% del PIB para 2020.

La Oficina de Promoción de la Economía Colaborativa está presentando las nuevas empresas a los expertos legales en casos donde el servicio se inscribe dentro de un área gris de la ley, y trabaja con los gobiernos municipales para contribuir a que los servicios de economía colaborativa cooperen con la comunidad local.



Ver comentarios