Donna Karan: “Mi sueño es crear algo más grande que yo”
Donna Karan participó en la Cumbre Omina realizada en Avenida Escazú. Gerson Vargas/La República
Enviar

Donna Karan es reconocida en el mundo entero por la marca que lleva su nombre, sin embargo desde hace ya algunos años se desligó completamente de ese imperio para fortalecer el proyecto Urban Zen, una marca y un estilo de vida que busca enriquecer el cuerpo, la mente y el espíritu.

A través del yoga, una de sus pasiones, así como la moda, Karan les ha dado herramientas a artesanos de diferentes partes del mundo para crear un comercio justo a través de la venta de piezas únicas.

También promueve el bienestar en escuelas y hospitales, tanto para estudiantes como a pacientes y sus familias, así como al personal.

20180611170235.fotosdostressss.jpg
Donna Karan en la cumbre Omina. Cortesía/La República

¿Primera vez en Costa Rica?

No, he estado de vacaciones en Nosara con mi familia, el socio de mi hija vive aquí, así que me quedo con ella.

¿Por qué decidió participar en Omina?

Yo trabajo por todo el mundo con artesanos, nunca he hecho nada en Sudamérica ni Centroamérica, mucha de mi labor es en Haití, de hecho de acá voy hacia allá, también en Bali, Tailandia, India y África, quiero saber qué está pasando acá mi próxima misión es ir a Guatemala probablemente en febrero y definitivamente a Colombia, para conocerlos desde el punto de vista artístico.

¿Costa Rica está dentro de los planes?

Amaría estar en Costa Rica con los artesanos de aquí, quiero entenderlos.

¿Qué es Urban Zen y por qué decidió dejar la marca que lleva su nombre para poner todo su interés en este proyecto?

Comenzó como una fundación de preservación de la cultura algo que me apasiona, la llamo pasado, presente y futuro.

El presente es el cuidado de la salud, practico yoga desde los 18 años, así que empecé un programa que trabaja con doctores, enfermeras, pacientes y seres queridos en hospitales, ya hemos entrenado a cientos de profesores de yoga.

El futuro es la educación, enfocados en eso llevamos yoga y meditación a las escuelas, para que los niños las reciban antes de que inicien las clases.

¿Cuándo se dio cuenta de que quería seguir esa filosofía de vida?

Siempre he estado involucrada en la filantropía y el comercio, desde que se desató la epidemia del VIH/Sida, que estaba afectando a la industria de la moda pero nadie estaba hablando de ello, Ralph (Lauren), Kalvin (Calvin) y yo nos involucramos y logramos recaudar en tres días varios millones de dólares.

20180611170333.fotodosdona.jpg
Donna Karan en Costa Rica

Su labor se basa en empoderar, ¿cómo hacerlo?

Generalmente el “dressing and a addressing” (vestir y dar una dirección) es una buena forma de comprometer a las personas, y es lo que estoy haciendo. Uno puede vestir a la gente por fuera, pero las cosas que tienen adentro es lo las define, hay que creer en uno mismo.

¿Cómo involucrar a más personas y compañías hacia esa dirección?

Creo que cada vez más personas y empresas están haciendo cosas, pero muchas se cuestionan cómo. Darle un giro a una compañía que ya existe puede ser complicado, sin embargo hay una llamada de alerta a la industria de que no lo está haciendo bien, la conciencia de los consumidores es fundamental, es la voz de la Tierra que es lo más preciado, la responsabilidad está en nuestras manos.

Diseñadoras como Stella McCartney están haciendo un muy buen trabajo, no es fácil, pero si lo sientes en el corazón y el alma se puede lograr.

¿Qué sigue para Donna Karan?

Mi sueño es crear algo más grande que yo, trabajo mucho con Parsons School of Design y con sus estudiantes, los llevamos a países en desarrollo para crear productos que tal vez no son tan comunes, entre ellos este collar y estos zapatos de Haití (los que se aprecian en la foto); esto les ayuda a ver las cosas de forma diferente y conocer esas hábiles manos que pueden crear cualquier artículo, es unir dos mundos. Otro de mis sueños es que el ambiente, la salud, las facilidades para vivir y las comunidades sean uno, ya sea en una casa de bambú o donde nosotros vivimos.


Ver comentarios