Donald Trump reafirma posición antiinmigratoria en su discurso
“En mi administración, se detendrá a todo aquel que cruce ilegalmente la frontera hasta su devolución”, dijo Donald Trump, candidato republicano, en un mitín en Arizona. Bloomberg/La República
Enviar

Donald Trump volvió a sus orígenes el miércoles por la noche en Phoenix, con un plan de inmigración nativista que descarta definitivamente la concesión de status legal a los inmigrantes indocumentados y propone construir un muro en la frontera sur de Estados Unidos y obligar a México a cubrir los costos.

“Construiremos una gran muralla”, dijo el candidato presidencial del Partido Republicano ante una multitud animada. “Y México va a pagar esa muralla. Ciento por ciento. Todavía no lo sabe, pero va a pagarla”.

El discurso, que postuló la prevención del delito como base lógica, fue pronunciado horas después del viaje de Trump a México por invitación del presidente Enrique Peña Nieto. Ambos se reunieron en privado y discutieron varios temas, entre ellos la inmigración ilegal y la posibilidad de enmendar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Salieron con interpretaciones muy diferentes de la voluntad de México de pagar la construcción de un muro.

Si bien no mencionó que México pagaría el muro durante la visita, Trump le aseguró a su público en Arizona que su vecino sería un socio servicial tanto en su financiamiento como en ayudar a vigilar la frontera.

“México trabajará con nosotros, realmente lo creo”, dijo Trump.

Pocas novedades

Trump no dio marcha atrás con su promesa de deportar a los delincuentes extranjeros, como también a quienes intentaran cruzar la frontera ilegalmente, aunque no especificó cuánto tiempo tomaría semejante iniciativa ni cuánto costaría.

“En mi administración, se detendrá a todo aquel que cruce ilegalmente la frontera hasta su devolución”, dijo Trump, que agregó que, si lo eligen presidente, Estados Unidos “terminaría con la política de arrestar y liberar” y aumentaría el número de policías y funcionarios de migraciones dedicados a procesar a los trabajadores indocumentados.

Hubo pocas novedades en lo que propuso Trump y el discurso se ciñó al modelo inmigratorio publicado por él en su página web en agosto de 2015. La alocución llegó tras una semana en la que el candidato pareció cambiar su postura de usar una “fuerza de deportación” para expulsar a los cerca de 11 millones de inmigrantes indocumentados del país. Sin embargo, en un momento Trump aclaró que prometía deportar “a todos los inmigrantes ilegales detenidos por cualquier clase de delito” y dijo que se los “colocaría en procedimientos de expulsión inmediata”.


Ver comentarios