Diputados se ponen un 7 de nota antes de abandonar su curul
Enviar

Salvo contadas excepciones, los diputados se autocalifican con una nota de 7 o más, a una semana de abandonar su curul en la Asamblea Legislativa.

Al hacer un balance de su gestión como cada cuatro años, la mayoría de los jefes de fracción indican que el trabajo en Cuesta de Moras merece una nota positiva.

Esto, sin importar que iniciativas como la reforma fiscal, la pérdida de credencial de diputado y los cambios al reglamento legislativo —para hacer más ágil la votación de proyectos— no fueron aprobadas.

Tampoco se debatió una nueva ley de energía, ni se avanzó sustancialmente en la agenda de derechos humanos.  

“Particularmente me voy satisfecho, ya que en los momentos en que hubo consenso se aprobaron proyectos importantes, sin importar la diversidad de pensamientos ideológicos y de fracciones en el Congreso”, dijo William Alvarado, jefe de fracción del PUSC, quien asignó una nota de 7,5 al Congreso.

El legislador destacó el respaldo que dieron los congresistas a la aprobación de préstamos y fideicomisos para impulsar infraestructura, como por ejemplo, la ruta 32, la vía entre San José y San Ramón, y el fideicomiso para ampliar la carretera a Cartago.

El hecho de que los planes viales no hayan avanzado, “no es culpa nuestra, sino del Ejecutivo”, agregó Alvarado.


Asimismo, como puntos altos se destacan la reforma a la banca de desarrollo y la ley de bienestar animal.

Mientras tanto, Otto Guevara del Movimiento Libertario destacó el avance que tuvo el gobierno al recortar los regímenes especiales de pensiones, incluido el del Poder Judicial.

“En un escenario multipartidista y con un Poder Ejecutivo que estaba parado en la escoba, en relación con reformas estructurales, nos parece un gran mérito haber debatido y aprobado temas de pensiones en regímenes especiales, aunque quedaron tareas pendientes, como contención del gasto y revisión de pluses salariales”, aseveró Guevara.

En el caso de Liberación Nacional, que fue la bancada más numerosa en estos cuatro años —18 legisladores—, indicó que se va satisfecha, aunque sí hizo autocrítica.

Karla Prendas, jefa de fracción verdiblanca, considera que es fundamental una reforma al reglamento legislativo que garantice el debate y votación de los proyectos.

“La Asamblea Legislativa puede tener un alto consenso en un tema, pero si un solo diputado decide frenar un proyecto, es capaz de hacerlo usando el reglamento legislativo y así establecer plazos de votación, lo cual es urgente sin duda”, concluyó Prendas.

Patricia Mora, del Frente Amplio, no quiso ponerle una nota a la gestión de la Asamblea, ya que en algunos temas la labor “fue extraordinaria”, mientras que en otros resultó verdaderamente lamentable.

La congresista se refiere a la labor de control político en cuanto al caso del cemento chino como el punto alto de estos cuatro años, mientras que la agenda de derechos humanos fue la más afectada en esta administración.

“Nunca antes la Procuraduría dijo nada, nunca antes se despidió a un magistrado por tráfico de influencias, por lo que creo que tuvimos un control político realmente robusto y asertivo en estos cuatro años. En esa labor nos vamos verdaderamente satisfechos”, dijo Mora.


Ver comentarios