Enviar

La iniciativa de Laura Chinchilla, para la apertura eléctrica, promoverá la participación privada en la producción de electricidad más no en la comercialización

Diferente modelo de apertura

Comienza a vislumbrarse la propuesta de Laura Chinchilla, presidenta de la República, sobre el tema de la apertura eléctrica, aunque su plan será entregado a la corriente legislativa en tres semanas. El tema es de vital importancia para el país.
La iniciativa de Chinchilla parece diferente a la anterior, de Oscar Arias, porque la Presidenta solo promoverá la participación privada en la producción de electricidad más no en la comercialización, pues la intención es que esa tarea continúe en manos del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y las otras siete firmas o cooperativas que ofrecen este servicio, según lo informa este medio el viernes pasado.
Esta visión, a partir de los puntos adelantados por Chinchilla, daría prioridad de abastecimiento de energía a Costa Rica y después al resto de Centroamérica.
Por otra parte, esta nueva propuesta permitiría mayor facilidad de controles sin necesidad de crear más órganos dedicados a esto. Seguiría siendo la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos la que adjudique proyectos y asigne precios.
En Costa Rica el ICE ha demostrado hacer bien las cosas puesto que la energía en este país es en su mayor parte producida por medios limpios y es de menor costo comparada con la de otros países de la región. La institución solo dejó de avanzar en los proyectos planeados cuando se le frenó la posibilidad de hacerlo limitando su acceso a financiamiento.
Por todo esto, pareciera tener buen tino la propuesta de la Presidenta, que dejaría también en manos del ICE la producción de energía geotérmica.
Los costarricenses han tenido un buen abastecimiento y servicio a precios bajos mediante el trabajo realizado a lo largo de muchos años por el ICE.
Sin embargo, el plan de la Presidenta, titulado “Hacia un nuevo modelo energético para nuestro país” presenta una reforma para incrementar la participación de empresas privadas en la generación de electricidad.
No obstante, una de sus diferencias con respecto al anterior plan de Arias, es que limita esta a un 35%.
Ver comentarios