Pedro Oller

Pedro Oller

Enviar
Martes 4 Octubre, 2011


Después del gustazo…

Va a seguir viniendo el trancazo. Esa es la cruda realidad de nuestro limitado entorno político y, por más que hemos hecho votos porque el PACto fiscal conlleve también una efectiva concertación respecto de otros temas apremiantes para Costa Rica, lo cierto es que las aristas que empiezan a desplegarse de lo primero generan dudas y pesimismo.
Si don Ottón, artífice del PACto y pastor indiscutible de su partido es consecuente con su discurso y con sus posiciones, incluso ahora que parece un poco menos dogmático, debe exigir al Ministro de la Presidencia aclarar los alcances de la negociación con los dos diputados del PUSC para lograr su apoyo en la votación de la vía rápida para la reforma fiscal.
En especial si tan recientemente como en la entrevista que concedió a propósito de la elección del directorio parlamentario de oposición sentenció: “(Al PLN) lo que más le duele es perder las partidas específicas en Hacendarios, mayor símbolo de clientelismo y secreto a la vez. Esta coalición no dará partidas específicas”. No en lo que respecta a la alianza parlamentaria pero la coalición con el Gobierno para el PACto ¿sí?
Lo que nos lleva a otro derivado de la negociación del Gobierno con los partidos en la Asamblea y es la aprobación del proyecto del PASE para adelantar cinco años la edad de jubilación. Sin sustento pues dice la motivación: “Este proyecto de ley tiene un objetivo muy claro: que las y los trabajadores puedan disfrutar de su pensión y que esta no llegue cuando no haya tiempo o salud para disfrutarla, es decir, que miles de ticos puedan pensionarse, antes de morir”. Absurdo adelantar a 57 años la posibilidad de pensión para un país que tiene expectativa de vida de 79 años, según UNICEF.
Finlandia que tiene una edad de jubilación similar a la de Costa Rica (63 años, con una expectativa de 80 años, según la misma fuente) y una posibilidad de pensión adelantada a los 59 años planteaba en 2009 más bien extender a los 65 años la edad de jubilación. En palabras de su Primer Ministro, Matti Vanhanen, el cambio era necesario para que “los finlandeses se incorporen antes al mercado laboral y trabajen durante más tiempo para evitar que el pago de las pensiones sea una carga demasiado pesada para los trabajadores en activo”.
Se da en momentos de crisis financiera internacional cuando Grecia y España consideran medidas de emergencia respecto de sus regímenes de pensiones. Cuando la CCSS está pasando su peor momento y aguardamos, diagnóstico y tratamiento.
Si el Primer Ministro finlandés tiene razón y lo que se necesita es incorporar antes más personas al mercado laboral, ¿entonces qué razón tiene la propuesta de que las empresas que escogen nuestro país para invertir y desarrollan actividades bajo el esquema de zona franca tributen un 15% a partir de 2015? Esto, cuando las empresas ubicadas ahí son las que más contratan a los profesionales jóvenes costarricenses.
Sé que muchos dudan del argumento de la seguridad jurídica porque en Costa Rica esto es como aludir a un mito urbano para justificar una posición, cualquiera que esta sea. Sin embargo, es válido sobre todo porque el régimen de zona franca sufrió una reforma integral hace menos de dos años, aprobada de forma unánime. ¿Qué mensaje es el que quiere seguir enviando la administración Chinchilla Miranda a quienes quieran venir a invertir en Costa Rica si está claro que las condiciones aquí están pegadas con chicle?
Estamos apenas empezando, pero tres vértices para considerar de arranque.

Pedro Oller