Nuria Marín

Enviar
Lunes 4 Enero, 2010


Creciendo [email protected]
Desiderata 2010

Una nueva década se inicia. Despedimos un año histórico: el primer presidente afroamericano, el verdadero auge de las redes sociales, la primera mujer con posibilidades reales de ganar la presidencia en Costa Rica, un presidente depuesto, una pandemia que aterrorizó al mundo, varios desastres naturales, la peor crisis económica desde 1929, el trabajo de nuestra selección sub-20 que nos llenó de orgullo…

¿Y qué espero para 2010?

Que los ticos seamos más positivos, menos críticos y más proactivos en generar cambios. Que todos pongamos de nuestra parte para mejorar nuestro país entendiendo que Costa Rica solo es una y no avanzaremos hasta que todos lo hagamos juntos.

Que la seguridad realmente mejore y volvamos a ser el país pacífico que siempre fuimos.

Que la pobreza disminuya producto de un mayor crecimiento con mejor distribución de la riqueza y gracias al renacer de la solidaridad tica.

Que rompamos paradigmas y logremos que Costa Rica elija a la primera mujer presidenta.

Que 2010 depare muchos empleos de calidad, en especial para los jóvenes y las mujeres, grupos que históricamente siempre han sido los más vulnerables.

Que cada vez más mujeres tengan la valentía y el apoyo social y legal para denunciar la violencia sexual, física y/o emocional, y que el Estado les corresponda.

Que más del talento tico sobresalga como en 2009 con Jiménez Deredia (Roma), Daniela Navarro (Rusia), la película “Gestación” y el título Welter Mundial ganado por Hanna Gabriels y que tales esfuerzos cuenten con apoyo nacional.

Que la Sele tome estos cuatro años para prepararse con vistas a Brasil 2014 y logre llenarnos de orgullo con un fútbol de clase.

Que mis hijas me enseñen mejor el funcionamiento de Facebook, Twitter y YouTube, con paciencia y sin críticas.

Que Obama cumpla con sus promesas sobre Irak, Afganistán, Guantánamo, y su compromiso con un Nuevo Orden Mundial sustentado en el respeto del derecho internacional y el multilateralismo.

Que los 192 países que integramos la comunidad internacional entendamos nuestra cuota de responsabilidad para asumir con éxito los existentes desequilibrios que tenemos por delante como la dependencia de los hidrocarburos, el calentamiento global y la crisis alimentaria, entre otros.

Que el desarrollo económico de la próxima década logre un inteligente balance en términos de producción, protección del ambiente, el respeto de los derechos humanos y mayor equidad.

En la región, que Cuba realice una transición a la democracia, Honduras supere con éxito la actual crisis, y que en América Latina surja una nueva camada de líderes con visión y vocación de servicio que luche por el bienestar del mayor número.

A nivel familiar, deseo que la salud de mi esposo Antonio siga mejorando gracias a sus agallas y fortaleza y que pronto pueda volver a montarse en una bicicleta. A mis hijas les deseo que sus metas de 2010 se hagan realidad de lo cual no tengo duda alguna.