Enviar
Infraestructura insuficiente, faltante de libros, útiles y transporte forman parte de las debilidades educativas
Deserción, una tarea difícil de erradicar

Ministerio de Educación adoptó medida para eliminar repitiencia comparando con el sistema educativo de Finlandia

Yessenia Garita
[email protected]

Que los estudiantes repitan solo las materias que reprueben y adelanten las asignaturas de años superiores es una medida que se implementó para disminuir no solo la repitiencia innecesaria, sino la deserción estudiantil.
Sin embargo, esto es una tarea difícil. La falta de infraestructura, personal docente, comedores escolares, libros de texto, útiles y transporte estudiantil se suman a la larga lista de pendientes en el sistema educativo costarricense, lo cual también influye para que los estudiantes continúen dejando las aulas, a pesar de las políticas establecidas por el Ministerio de Educación (MEP) para eliminar la repitiencia innecesaria.
Para tomar esta decisión, las autoridades de Educación se basaron en modelos adoptados por países como Finlandia, Colombia y Estados Unidos, donde las políticas del sistema educativo son diferentes a las nuestras.
En Finlandia, país considerado número uno del mundo en educación, el éxito de su sistema educativo radica en medidas como que cada director de escuela puede elegir su plantel docente, los educadores están bien formados y motivados, las escuelas están obligadas a dar apoyo a los jóvenes que lo necesitan y no pueden existir más de 25 alumnos por aula.
En nuestro país, los grupos, por lo general superan los 30 estudiantes y en ocasiones llegan a tener hasta 40 por aula.
Finlandia es un país que cuenta con 3.500 escuelas de enseñanza básica, 586 mil alumnos y 44 mil docentes. Por ley, no puede haber más de 20 jóvenes en cada grupo de secundaria.
En ese país el concepto de gratuidad educativa es más amplio. El Estado se hace responsable de proveer a sus estudiantes de útiles escolares, libros de lectura y de texto, almuerzo y transporte cuando el alumno vive a más de 5 kilómetros de distancia.
Aunque se cuenta con más cantidad de educadores y existen 9.378 escuelas y colegios públicos en todo el país, estos no dan abasto para la población estudiantil, que a principios de este curso lectivo fue de 962.519 estudiantes, casi un 40% más que en Finlandia.
Además, según estimaciones del MEP, en las escuelas y colegios públicos del país existe un faltante de más de 4 mil aulas, hay 700 centros educativos que requieren laboratorios de informática y solo se construyen 30 cada año.
Solo para solucionar problemas de infraestructura educativa, el MEP requeriría de ¢90 mil millones.
Las autoridades de Educación alegan que la eliminación de la repitiencia innecesaria no tiene implicaciones económicas diferentes para la institución, por el contrario, lograrán que el MEP disminuya la inversión en repitiencia, la cual superó los ¢37 mil millones en 2007, según los datos suministrados por el MEP.
En I y II ciclo, 37.570 estudiantes abandonaron el curso lectivo, para un costo superior a ¢17 mil millones.
En los colegios académicos diurnos, donde el costo anual fue de ¢581 mil, el MEP invirtió más de ¢16 mil millones, debido a que 27.785 estudiantes reprobaron el curso lectivo.
De acuerdo al MEP, el porcentaje de alumnos reprobados que se matriculó pasó del 11,4% en el 2006, a un 12,2% el año pasado.
Se trata de un aumento de 2 mil estudiantes de un año al otro. En cuanto a la deserción estudiantil, durante el primer semestre del año, 20.830 estudiantes abandonaron las aulas (un 2,1 %). En Finlandia, el abandono escolar es de un 0,5% y la repitiencia de un 2% de los alumnos.
Sin embargo, la problemática en el sistema educativo costarricense presenta carencias “difíciles” de solucionar.
“Vamos a trabajar con la infraestructura existente. Los repitientes siempre han existido, por lo tanto los docentes debían atender a todos los repitientes y ahora sólo recibirán a los que repiten su materia”, dijo Leonardo Garnier, Ministro de Educación
Aunque las autoridades de educación consideran que los cambios adoptados no provocarían problemas mayores, expertos consultados opinan todo lo contrario.
“A los docentes nos interesa que un alto porcentaje de estudiantes permanezca en nuestras aulas, pero para ello se requiere una reforma reglamentaria con medidas necesarias para garantizar el éxito, para ello se requieren libros de texto, útiles y uniformes, comedores y transporte estudiantil, nombramientos del personal docente transparentes y a tiempo, así como un pago dignificante de la profesión docente”, dijo Alexánder Bustamente, profesor de Estudios Sociales del Liceo de Escazú.
A criterio de profesionales del sistema educativo, la opción de que los estudiantes repitan materias con la opción de matricular las del nivel siguiente, si no hay choques de horarios, es una política que no funcionará bien.
Si un alumno reprueba matemática de sétimo año y puede matricular otras materias de octavo año, cuando ingrese a noveno año arrastrará la materia del período anterior, y así sucesivamente en los otros niveles.
Cuando llegue a undécimo año tendrá que volver al colegio un año más para llevar la matemática de undécimo. Al final tendrá que alargar su permanencia en el colegio sin ningún ahorro de tiempo para ingresar a la educación universitaria, a juicio de los expertos.
“En los países que el MEP está tomando como modelo para mejorar el sistema educativo, no hay repitiencia porque existen cursos de recuperación”, expresó Ana Yenci Zuñiga, educadora.
Por las dificultades en la estructuración de horarios, los grupos donde se ubicarían los jóvenes que deben materias van a estar sobrecargados de estudiantes.
“Esto no va a servir para que los jóvenes superen los problemas de rendimiento que arrastran”, manifestaron un grupo de educadores del Liceo Napoleón Quesada en un documento entregado recientemente a Leonardo Garnier, ministro de Educación.
“Viendo la situación en la que la educación secundaria se encuentra, donde es evidente que por años ha estado muy abandonada, para que surta el efecto deseado, debe existir una buena coordinación estricta del director, de los gremios y de los educadores”, adujo María Eugenia Venegas, decana de la Facultad de Educación de la Universidad de Costa Rica.
“Se deben dar las oportunidades con apoyo de los directores y los docentes, debe haber motivación para sentir el avance”, agregó
Los docentes no recibirán un incentivo adicional por el recargo de estudiantes.



Ver comentarios