Emilio Bruce

Emilio Bruce

Enviar
Viernes 21 Julio, 2017

Costa Rica no es de un sector social o económico, académico o profesional o de un grupo sindical, cooperativo o solidarista, es de todos nosotros los costarricenses. En Costa Rica S.A. todos los costarricenses somos socios iguales. Si Costa Rica está bien, todos estaremos mejor. Si destruimos a Costa Rica todos naufragaremos con ella. La patria es siempre primero

Sinceramente

Desempleo, educación pertinente y crecimiento económico

Estaremos comenzando a partir del mes de octubre la campaña electoral que conducirá a las elecciones de 2018. Se aproxima el momento de escuchar a los candidatos diagnosticar los principales problemas del país y analizar sus soluciones. Un país se construye sobre la base de ideas, planes, proyectos, conceptos y argumentaciones. Construir un país de todos es el esfuerzo del gobernante para constituir una mayoría legislativa y de opinión ciudadana que lo lleve a poder dar un norte a Costa Rica, así como las leyes necesarias para dar contenido legal e institucional a sus ideas y proyectos.

Sin duda alguna el mayor problema del país es el desempleo. Cientos de miles de personas no tienen nada que hacer ni ingreso alguno que les permita vivir con dignidad, alimentar a sus hijos y conducirlos a una vida más promisoria. El desempleo es el resultado de un crecimiento económico menor al que requiere el país para generar los puestos de trabajo demandados. En consecuencia, es menester hacer crecer la economía de manera más dinámica, atrayendo inversión extranjera y creando el clima de negocios interno suficientemente estable como para que los emprendedores costarricenses asuman riesgos y desembolsen inversiones nuevas o adicionales.

Para crear nuevas empresas y aumentar la escala de las que ya tiene operando en el país el empresario requiere básicamente estabilidad en las reglas definidas por el gobierno. Régimen tributario, tarifas y aranceles a la importación, gravámenes a la exportación, nuevas cargas sociales y tipo de cambio de equilibrio son elementos cruciales para emprender negocios. Confianza y motivación resultan trascendentales.

Nadie invierte ante amenaza del entorno. Nadie amplía su empresa o aumenta su inversión en un ambiente de hostilidad. Un clima interno de tensión hace que todos los ahorrantes guarden su liquidez para ganar seguridad. Nadie invierte ante la percepción de posible arbitrariedad.


Necesitamos que la economía crezca más aceleradamente, más dinámicamente, generando nuevos y abundantes puestos de trabajo.

Requerimos un plan país para valorar adecuadamente los costos internos y el tipo de cambio adecuado para el equilibrio. Requerimos entrenar a las personas en aquellos oficios y profesiones que son los que están demandando a los nuevos trabajadores y profesionales. Muchos desempleados requerirán ser vueltos a entrenar para poder conseguir trabajo.

Una educación profesional y una educación técnica más pertinente para la economía del futuro y para ayudarles a las personas desempleadas a conseguir destrezas y habilidades que les permitan trabajar y ganarse su sustento es esencial.

Así las cosas, requerimos que los candidatos se refieran a la estabilidad de las reglas, a sus planes para reentrenar a los desempleados, a sus proyectos para transformar la educación del país en un proceso mucho más pertinente en cuanto a los objetivos finales. Hay que hacer crecer más nuestra economía, generar más sustento entre los costarricenses y reducir el desempleo dramáticamente.

No hemos escuchado lo suficiente de cómo vamos a limpiar el país de estorbos, de procedimientos anticuados, de resabios de un pasado ya muy superado. No hemos leído las leyes y las instituciones que se habrán de movilizar para alcanzar estos objetivos.

Costa Rica es hoy un país mucho más sofisticado de lo que muchos imaginan. Hoy el país tiene una economía industrial y de servicios tremendamente importante. La agricultura del monocultivo es ya tan solo un recuerdo. Sectores económicos como la producción de programas de informática y sistemas de administración y gerenciamiento exceden al sector estrictamente agrícola. Las 100 mayores empresas del país son de propiedad extranjera. Estamos ligados por tratados de libre comercio con la Unión Europea, la mayor economía del mundo. Estamos ligados por un TLC a China la mayor economía nacional de la tierra. Estamos ligados a nuestro mayor socio comercial e inversionista, los Estados Unidos de América, por un tratado de libre comercio. Somos parte de la economía global.

Que las imágenes del ayer no nos confundan. Que la guía y la luz sean las oportunidades del futuro. Hay que pensar más en el futuro y mucho menos en el pasado aunque haya instituciones y principios del ayer que se defiendan con la vida.

¿Quiénes tienen necesidades que podamos satisfacer? ¿Qué productos que no fabricamos deberíamos hacer? ¿Cuántos costarricenses podrían emplearse y ganarse la vida en ello? Costa Rica necesita una gran estrategia nacional y pronto. Necesitamos conocer nuestros intereses y nuestros límites.

Esperamos escuchar de algunos candidatos la defensa de principios socialdemócratas como los de justicia social, libertad, solidaridad, democracia efectiva y movilidad social. Esperamos escuchar de otros los principios socialcristianos de equidad, de situar al ser humano en el centro de todo proceso económico y político, luchar para que el ser humano no esté supeditado ni explotado por otros seres humanos, ni por empresas, ni instituciones, ni por el Estado. Esperamos escuchar a los liberales defender la libertad de empresa, la iniciativa de los individuos, al mercado y a la propiedad individual.

Esperamos escuchar a los marxistas luchando por el equilibrio social y el mejoramiento en la distribución del ingreso, la riqueza y una mejor fijación de los salarios. Entre todos siempre hemos construido el país sin la lacra del populismo que destruye sin proponer.

Costa Rica no es de un sector social o económico, académico o profesional o de un grupo sindical, cooperativo o solidarista, es de todos nosotros los costarricenses. En Costa Rica S.A. todos los costarricenses somos socios iguales. Si Costa Rica está bien, todos estaremos mejor. Si destruimos a Costa Rica todos naufragaremos con ella. La patria es siempre primero.

Profesor
[email protected]