Foto 1
Enviar

Guía de riesgos no será restrictiva

Desarrolladores tienen esperanza para iniciar proyectos por casi $100 millones

Senara presentará nueva matriz de riesgos consensuada

En aproximadamente un mes terminará el calvario que por años han vivido desarrolladores inmobiliarios, junto con otros empresarios que hacen uso del suelo, por culpa de la matriz del Senara, que tenía unos $100 millones en proyectos detenidos.

201311242059420.in11.jpg
Esta matriz, conocida como la “matriz de Poás” dado que fue hecha para ese cantón, la componen una serie de indicaciones que señalan las zonas donde hay vulnerabilidad para fuentes de aguas subterráneas o externas. Estas reglas se aplican a los 80 cantones (distintos a Poás), y si de casualidad su empresa quería desarrollar alguna construcción en un área declarada vulnerable por la matriz, el permiso le era denegado, no sin antes haber perdido tiempo y dinero en trámites muy confusos con otras entidades como Setena.
“El principal problema de esa matriz es que ignoraba 10 mil años de avances en ingeniería que hemos tenido los seres humanos”, explica Carlos Dengo, experto en el tema.
Para solucionar este problema, el pasado jueves Bernal Soto, gerente general de Senara, presentó el proyecto de nueva matriz, la cual será una guía del riesgo hídrico de las zonas. Con ella se pretende informar qué áreas son más vulnerables, pero la decisión de qué actividad se podrá llevar a cabo y cuáles son los requisitos a cumplir para mitigar el impacto será de la autoridad competente, basada en la sostenibilidad económica, social y ambiental.
Esta matriz se estará presentando a los interesados en los próximos días. Ya la Cámara de la Construcción y el Consejo de Desarrollo Inmobiliario (CODI) la conocieron el jueves.
“Nos presentaron el concepto de lo que será una nueva matriz. Será un insumo para empezar a planificar, te levantará alertas de vulnerabilidad y otras entidades como Setena nos dirán los cuidados que hay que tener en relación del proyecto”, dijo Guillermo Carazo directivo de la Cámara de Construcción.
La nueva guía funcionará así. Por ejemplo, si el permiso solicitado es para construir una gasolinera será la municipalidad (usando su plan regulador y consultando la nueva matriz de riesgos del Senara) y el Minae quienes determinen los requisitos para que esa empresa no contamine con su actividad. El trámite de pedir la aprobación de Senara ya no será necesario.
“Urge que se apruebe este nuevo concepto de matriz y ojalá que sea aceptada por la Sala IV que fue la que ordenó que se aplicara la de Poás en todo el país. Mientras no tengamos una matriz nueva seguirá siendo un caos conseguir los permisos porque Setena le seguirá pidiendo a Senara que de su criterio. La idea es que Setena haga su trabajo.
Con este paso recién dado, los proyectos que se gesten en 2014 no tendrán que pasar por la aprobación de una pequeña oficina con solo seis empleados (en el Senara) como antes lo hacían los 3 mil permisos mensuales que se tramitan. Asimismo se eliminará la duplicidad de funciones que tenían Senara y Setena que incrementaba los costos para los desarrolladores y empresarios.

Carolina Acuña
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios