Desafían a Solís por nuevos impuestos a turismo
“La aplicación del gravamen en las condiciones en que se pretende y más aún con el efecto de retroactividad, brinda un mensaje de desesperanza para la industria del turismo”, explicó Pablo Heriberto Abarca, presidente de Canatur. Marco Monge /La República
Enviar

Oposición dispuesta a fuerte choque con el Gobierno

Desafían a Solís por nuevos impuestos a turismo

Diputados señalan incongruencias de Presidente entre lo que dijo en campaña y lo que está haciendo

Si el presidente Luis Guillermo Solís no echa para atrás su decisión de cobrar nuevos impuestos al sector turismo, los diputados de oposición le doblegarán el brazo a la fuerza.

201408252325240.n44.jpg
De ser necesario, están dispuestos a frenar la discusión de proyectos en el Congreso, hasta votar una iniciativa que blinde el sector y proteja el trabajo de todas las personas que laboran en él.
Los diputados de oposición concuerdan en que el mandatario debe “ser congruente” entre lo que prometió en campaña y lo que está haciendo al ejercer su cargo.
“Durante la contienda electoral, el señor Presidente les prometió a los puntarenenses que sería un amigo de las pequeñas y medianas empresas ligadas al sector turismo, y ahora, se comporta de otra forma, atacándolas fuertemente. La verdad no entendemos qué está pasando. Lo que sí sé, es que el mandatario no cobrará esos impuestos al turismo, eso no se lo dejaremos”, expresó Karla Prendas, subjefa del PLN.
La manzana de la discordia está relacionada con la interpretación que está haciendo Tributación Directa, de la ley de ventas de 1982, la cual facultaría al Gobierno para cobrar un 13% de impuestos retroactivo, para los centros de recreo y similares.
Durante años las actividades como canopy, rappel y rafting, entre otras, no han pagado impuestos, porque cuando se promulgó la ley en cuestión no se incluyeron.
Esto pondría sobre la cuerda floja miles de empleos y negocios, de acuerdo con advertencias de la Cámara Nacional de Turismo y la Cámara de Hoteles, que han señalado las eventuales consecuencias negativas que traería a la industria turística.
Se estima que el 85% de las empresas turísticas son pequeñas y no podrían costear el nuevo impuesto. Asimismo, se encarecería Costa Rica como destino internacional, perdiendo competitividad frente a sus vecinos.
El cobro de nuevos gravámenes al sector turismo es la gota que derramó el vaso de varios legisladores que defienden los empleos asociados al sector.
Además del impuesto, señalan la intención de Solís de cobrar gravámenes por ingresar a los parques nacionales, así como la firma de un decreto que baja de categoría al turismo.
“Estamos preocupados porque se está matando a la gallinita de los huevos de oro. Para una provincia como Guanacaste, el trabajo que se desprende de este sector de la economía es vital, sin embargo, las últimas acciones del gobierno le dan a uno mucho que pensar”, explicó Johnny Leiva, diputado por el PUSC.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR



Ver comentarios