Deportistas ticas tienen su trono de oro en todo el mundo
Mauren Solano, conocida como la “Mujer de Hierro”, participará el 14 de octubre en su tercer Mundial de Ironman, tras obtener un tercer lugar en 2014 y un quinto puesto el año anterior. Gerson Vargas/La República
Enviar

Desde hace un tiempo, la bandera costarricense ondea en diferentes partes del mundo, gracias a las embajadoras ticas, y no las que visten con traje formal, sino las que con sudor, lágrimas y horas de trabajo diario le dan triunfos a Costa Rica en competencias deportivas.

En triatlón, natación, esgrima, boxeo y otras disciplinas, el nombre de una tica destaca como la mejor entre otras potencias mundiales en el istmo, continente y el orbe.

Costa Rica cuenta con un diamante en bruto, que se forjó en Pavas y en enero apareció en el primer lugar del escalafón en la prueba de Ironman, que combina el atletismo, natación y ciclismo en una sola competencia y que se cataloga como una de las pruebas más difíciles.

Se trata de Mauren Solano, quien se ubica en la cima en su categoría de 18 a 24 años.

La bandera tricolor supera a otras naciones y ahora va por el Mundial en Hawái, donde podría agrandar su leyenda.

“No es un camino fácil, he llorado, he sacrificado cosas y hasta gritado de dolor en los entrenamientos, pero se disfruta mucho en las competencias”, manifestó Solano.

Otra jovencita con un futuro por delante es María José Calderón, una taekwondista que a sus 16 años, en 2017, se ubicó en la primera posición del ranking mundial en la categoría de -44 kilogramos.

Este logro le abrió las puertas en Estados Unidos, donde fue campeona del US Open y subcampeona del mundial juvenil.

Otra tica que se baño en oro fue la nadadora Camila Haase, quien hace un año obtuvo medalla de oro en los Juegos Parapanamericanos de la Juventud en San Pablo, Brasil.

En esa ocasión sumó un total de cuatro medallas: tres de bronce y una de oro. En la actualidad sigue siendo una de las competidoras más fuertes de la delegación nacional en Juegos Paralímpicos.

De regreso a Centroamérica, otra mujer que se consagró en el istmo fue la nadadora Helena Moreno, que en su primera participación en los Juegos Deportivos Centroamericanos obtuvo la presea dorada en cinco ocasiones y además rompió el récord en la región de otra mítica de las piscinas, Claudia Poll.

Helena es la promesa del deporte acuático y además un claro ejemplo de que deporte y estudios se pueden llevar de la mano al ser una de las mejores promedios en el primer ingreso de la Universidad de Costa Rica, y ganar la oportunidad de una beca en Harvard.

A finales de 2017, esta vez con raqueta en mano, la quinceañera Maricruz Ortiz se colgó tres medallas doradas en el torneo de ráquetbol US Open. Además, en 2015 fue tricampeona mundial júnior de ráquetbol.

También se une a la lista la seleccionada de esgrima, Karina Dyner, quien en 2016 ganó medalla de oro en la Copa Mundo de Espada Juvenil en 2016, tres más en las categorías espada cadete, espada juvenil y espada femenina por equipos en los Juegos Centroamericanos Managua 2017 y una de plata en el Panamericano de Esgrima Cadete y Juvenil Sub 18 del año anterior como sus principales logros.

El talento en el territorio nacional excede nuestras fronteras y la cosecha crece para futuras alegrías del país.


Ver comentarios