Deporte seducido por la Ciudad del Pecado
El deporte más seguido de Estados Unidos le dará un impulso a Las Vegas ahora con la llegada de los Raiders. Archivo/La República
Enviar


La mayor aceptación del juego en la sociedad americana y la diversificación de su economía hacen de la ciudad de Nevada un mercado interesante para varias competiciones deportivas.

La NFL fue creada en 1920 y la NHL nació en Montreal en 1917. En más de 90 años de historia, el camino de estas ligas siempre evitó pasar por Las Vegas, una ciudad que a partir de la década de 1940 inició su crecimiento hasta lo que es hoy: la capital del juego de Estados Unidos.

Conocida también como la Ciudad del Pecado, su fama de urbe que nunca duerme y donde las apuestas mueven millones de dólares ha ahuyentado históricamente a las grandes competiciones norteamericanas, las cuales se mostraban temerosas a que cualquier escándalo vinculado a estos pasatiempos implicara a una de sus estrellas y afectara la imagen de la liga.

Este miedo parece haber desaparecido. El año anterior la NFL confirmó que a partir de 2017 esta ciudad contaría con un equipo de hockey, los Golden Knights. Además, la NFL autorizó a los Raiders a mudarse desde Oakland al estado de Nevada.

Personalidades como el Comisionado de la NBA, Adam Silver, defendieron públicamente la legalización en todo el país de las apuestas deportivas, algo que pocos lugares aparte de Nevada permiten dentro de fronteras estadounidenses.


La NBA figura en muchas quinielas para ser la siguiente en unirse a esta lista. Todo apunta a que el T-Mobile, estadio que costó $375 millones y donde jugarán los Golden Knights, se hizo pensando en acoger también a un equipo de la mayor liga de baloncesto del mundo, en la que un tercio de las franquicias comparte recinto con una formación de la NHL.

La competición que dirige Silver ya pisó estas tierras tras organizar en Las Vegas el All Star de 2007 y es allí donde se juega su principal liga de verano (Las Vegas Summer League).

 

 

Ver comentarios