Enviar
Presidente estableció las cuatro áreas de acción prioritarias para el cierre de su gestión
Delincuencia, pobreza, producción y política exterior serán prioridad

• Mandatario insiste en que el futuro será más difícil por el efecto de la crisis económica mundial
• Opositores llaman a mayor coherencia entre discurso y políticas del Gobierno

Israel Aragón
[email protected]

La lucha contra la delincuencia y las drogas, la inversión social con énfasis en educación, ciencia y tecnología, el impulso a la producción nacional y refuerzo de la política exterior serán los temas que dominarán la agenda nacional.
Así lo prometió ayer Oscar Arias, presidente de la República en su discurso del segundo año de gobierno denominado “La Casa que hemos empezado a construir”, al definir que sobre esos cuatro pilares espera fundamentar el resto de su periodo.
Si bien los cuatro puntos cardinales difieren poco de los márgenes de acción prioritarios de la actual administración, ahora el gobierno deberá desarrollarlos en un nuevo contexto mundial, nublado por el rápido crecimiento en los precios de los combustibles, el sobrevalúo de los granos básicos y una importante desaceleración en las principales economías del mundo, sobre todo la estadounidense.
El Presidente resaltó en su discurso que estas circunstancias repercutirán en una disminución de la afluencia de turistas al país y de los niveles de inversión extranjera directa, que el año pasado alcanzó $1.885 millones.
“Negar que estos he
chos impacten a Costa Rica es demagogia, es miopía y es el peor síntoma de deshonestidad política… Reconocer que este será un año difícil no es signo de debilidad sino de responsabilidad”, dijo Arias.
A tratar el tema de la seguridad el mandatario quiso ser muy claro al afirmar que “no hay nada irreal en ese dolor, no hay nada de imaginación en ese miedo. Nuestra inseguridad es cierta y es la principal preocupación de este gobierno”.
Para librar la lucha en este frente solicitó a la Asamblea la aprobación de los proyectos para el Fortalecimiento de la Seguridad Ciudadana y la Ley de Tránsito, la reforma a la Ley de Estupefacientes y a la Ley contra la Delincuencia Organizada, a la vez que se mostró complacido por la aprobación del presupuesto de ¢14 mil millones para el Ministerio de Seguridad.
En el área de inversión social, Arias sostuvo que será difícil mantener los índices de reducción de la pobreza lograda el año anterior, cuando disminuyó un 3,5%, logro “inmenso pero frágil”.
Gran parte de la inversión se centrará en la educación, principalmente en el área tecnológica y la agenda digital del país. “Del aumento en la producción en los últimos 25 años, el 88% proviene de mejoras en la tecnología, y solo el 12% de la expansión de los sistemas de producción vigentes”, afirmó Arias.
En cuanto al impulso a la producción, la principal dificultad se presentaría en el aumento del costo de la vida. Al respecto el gobernante destacó como herramienta el proyecto de ley de Capitalización del Banco Central, que pretende cancelar las deudas del Estado con el ente emisor para disminuir las presiones inflacionarias.

Finalmente, el pilar de política exterior centra sus ejes de acción en las iniciativas del Consenso de Costa Rica y el tratado sobre la transferencia de armas, que pretende conseguir facilidades económicas para los países en vías de desarrollo que inviertan en áreas sociales antes que en armamento, y que se castigue a aquellos que fomenten su gasto militar.
También enfocó el pro
yecto Paz con la Naturaleza, mediante el cual el país se comprometió a ser neutral en emisiones de carbono en 2010.
Las reacciones sobre el planteamiento del mandatario no se hicieron esperar en el seno del Congreso.
Francisco Molina, jefe de fracción del Partido Acción Ciudadana, consideró que el discurso poseía incoherencias con respecto a las políticas del Gobierno, pues mientras “se habla de una crisis alimentaria internacional, acá se reduce el presupuesto al Ministerio de Agricultura, se habla de necesidad de impuestos pero no se envían proyectos a la Asamblea al respecto”.
La legisladora independiente Evita Arguedas se mostró complacida de que se priorizara el tema de la seguridad, pero no compartió que se responsabilizara a la Asamblea de él con la aprobación de los proyectos de ley, pues consideró que la mayor responsabilidad está en el Poder Ejecutivo.

“Nos habla de una casa que no tiene bases firmes, que en el primer temblor o vendaval se puede caer. Esta es una casa sin puertas y ventanas donde la familia no tiene salida”, opinó Lorena Vázquez, jefa de la bancada socialcristiana”.
Por su parte, Luis Paulino Mora, presidente de la Corte Suprema de Justicia consideró que el Presidente incluye el tema de seguridad, de gran importancia en la actualidad, y todos debemos aportar desde nuestra área de acción, particularmente un área de lucha será el de la justicia”, dijo el magistrado.
Ver comentarios