Dele solidez legal a su negocio en cinco pasos
“Las malas experiencias hacen que las pymes se acerquen a buscar asesoría, en la medida de lo posible hay que cambiar esa mentalidad y tener un pensamiento de prevención y planificación legal”, acotó Adriana Castro, experta en Derecho Comercial de la firma BLP. Esteban Monge/La República.
Enviar

Los pequeños empresarios pueden evitarse complicaciones en sus proyectos si se comprometen a darle solidez legal a su negocio.

Mediante cinco pasos, se puede lograr este proceso de una manera sencilla.

Además del deseo de querer lograr una empresa estable, son necesarias las siguientes acciones:

En primer lugar, definir en cuál modelo de sociedad comercial va a basar su negocio, la anónima (con dos o más participantes) y la de responsabilidad limitada (un único dueño) son las más comunes en el mercado nacional.

Una vez realizado este paso, el próximo es inscribir el negocio ante el Ministerio de Hacienda, así se asegurará la formalidad fiscal y adquirirá un compromiso con el sistema tributario; no hacerlo podría acarrear complicaciones con la evasión de impuestos.

“Esta es una de las etapas en las que más fallan los pequeños empresarios, los costarricenses tienden a pensar que la informalidad es buena para un negocio, pero luego cuando quieren venderlo o ven que las deudas son muy altas, ya es muy tarde, pues las ganancias se van pagando multas”, advirtió Adriana Castro, experta en Derecho Comercial de la firma BLP.

Las acciones anteriores sustentan los requerimientos legales de todo nuevo negocio; sin embargo, no se puede dejar de lado el registro de la marca y los productos originales de la empresa, como parte de los derechos de propiedad intelectual.

Por otra parte, patentar genera la seguridad de que nadie más podrá beneficiarse con los ingresos que obtenga la idea de un negocio.

Otro paso importante es certificar el lugar donde el emprendedor va a desarrollar su proyecto: si es en un local, siempre debe contar con un contrato de arrendamiento que le respalde en caso de alguna eventualidad.

En caso de que la empresa ejecute sus proyectos en una casa de habitación, tiene la obligación de solicitar una patente comercial a la municipalidad para constatar que realmente se puede realizar actividades comerciales en el hogar.

Teniendo definido el giro de negocio, será más fácil también conocer cuáles otros requisitos son necesarios para echar a andar la empresa.

“Como último paso, es necesario contar con una póliza para el emprendedor y para los colaboradores que lo acompañan en la empresa, lo más recomendable es adecuarse al régimen obligatorio pero también está la alternativa del seguro voluntario”, añadió Castro.

El desconocimiento de algunas normativas y la falta de cultura legal de parte de la ciudadanía han pesado para que estos trámites sean esquivos para algunos; sin embargo, el auge de herramientas tecnológicas y más ofertas de bufetes facilitan el cumplimiento de estos menesteres.

“Muchas veces los pequeños empresarios se brindan trámites que al final les cuestan mucho dinero, lo más importante es que busquen alternativas y se asesoren”, aportó Ana Sáenz, directora de la firma Legaloop.
 

Recomendaciones adicionales

Las patentes y las inscripciones ante Tributación son ineludibles para los nuevos negocios, así como el registro de su propiedad intelectual. Estas son otras recomendaciones para no tener conflictos legales:

Asesórese: En línea hay sitios gratuitos de consultas jurídicas que pueden ayudarle a evacuar dudas

Compare: Si requiere contratar un servicio jurídico, compare las distintas opciones que ofrece el mercado

Tenga todo en orden: Llevar las cuentas claras de su negocio permite ahorrarse complicaciones legales y tributarias

Mantenga la calma: En caso de que incurriera en alguna falta jurídica, no pierda la calma, busque asesoría y soluciones y corrija el problema a nivel interno

Ver comentarios