De cada 100 personas con enfermedades mentales, 20 abusan del alcohol
“Los pacientes psiquiátricos que puedan beber en un esquema de moderación deben tener claro que el alcohol interactúa con los medicamentos puede provocar náuseas, vómitos o enrojecimiento facial”, afirmó Mónica Solórzano, directora ejecutiva de Educalcohol. Gerson Vargas/La República.
Enviar

Aquellas personas que han sufrido traumas, estrés excesivo, ansiedad, depresión o trastornos psicóticos podrían ser más vulnerables a depender del alcohol.

La guía Alcohol y Salud Mental de Educalcohol indica que entre el 15% a 20% de las personas con este tipo de padecimientos abusan del alcohol.

Esta situación se agrava entre quienes padecen ansiedad generalizada, pues se estima que la mitad de esta población tiene problemas con el licor.

“La dependencia asociada al consumo nocivo del alcohol se origina en el mismo lugar del cerebro que las enfermedades mentales, y muestran una relación entre los trastornos mentales y dependencia al alcohol, basados en genética”, explicó Mónica Solórzano, directora ejecutiva de Educalcohol.

Las personas que reciben algún tratamiento mental podrían ser más sensibles al abuso del alcohol, por lo que se recomienda a quienes han sido diagnosticados con depresión, ansiedad o trastorno de pánico, deben siempre consultar con su médico si pueden y deben consumir alcohol. 

Ver comentarios