Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



NACIONALES


Costo de incentivos en Recope aumentó un 25% desde 2010

Esteban Arrieta [email protected] | Martes 14 junio, 2016

El sector privado presentará en las próximas semanas un reclamo ante la Sala IV, para traerse abajo la convención colectiva de Recope, dijo Franco Arturo Pacheco, presidente de UCCAEP. Shutterstock/La República


El costo de los beneficios que disfrutan los empleados de Recope, aumentó en un 25% desde 2010.

Si el crecimiento de los incentivos se mantiene para este 2016, al final los usuarios pagarán unos ¢1.000 millones adicionales, en relación con el año pasado, para pagar la convención colectiva de esa institución

Servicios de odontología y de psicología, un tope de cesantía de 20 años y hasta 30 días de vacaciones para algunos empleados, se financiaron en 2015 con unos ¢23 mil millones desembolsados por los consumidores de gasolina.

En promedio unos ¢2 por cada litro vendido de gasolina, se destinan a financiar los incentivos que reciben unos 1.700 empleados de Recope, de acuerdo con el sindicato de esa institución.

El crecimiento en el gasto de los beneficios solo se podría detener por un acuerdo entre las partes, o bien, si la Sala IV deroga los beneficios.
Este último es el camino que recorren el sector privado y Otto Guevara, diputado del Movimiento Libertario, quienes presentarán reclamos ante el máximo tribunal.

“Estudiaremos a fondo la sentencia para determinar el camino que podríamos seguir en este caso. En el sector privado consideramos injusto que los costarricenses sean quienes paguen los privilegios que gozan unos pocos, sobre todo, porque los incentivos son desproporcionados en algunos casos”, dijo Franco Arturo Pacheco, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado.

La molestia del sector privado se debe a que el viernes anterior, la convención colectiva quedó ratificada por la Sala IV, cuando los magistrados le negaron a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos, la intención de excluir el costo del acuerdo laboral, del precio que pagan los usuarios de las gasolinas.

En la resolución, los magistrados señalaron que los incentivos solo podrían eliminarse por medio de la denuncia del patrono de la convención colectiva, o bien, por medio de una acción de inconstitucionalidad.

La noticia se dio en momentos en que se anunció un incremento en el costo de la gasolina de unos ¢84 para la Súper, ¢76 para la Plus y ¢70 para el diésel.

Sin embargo, los sindicalistas niegan que el costo de los combustibles se deba a los incentivos que reciben los trabajadores.

“Quienes llevan a cabo la campaña contra Recope y sus trabajadores, se valen del malestar por el alto precio de los combustibles, para justificar la ruptura del monopolio estatal y la eliminación de la convención colectiva. Engañan a la población quienes pregonan que con las multinacionales los combustibles serán más baratos, ya que cualquier operador agregará a sus costos, los márgenes de utilidad que Recope no cobra porque funciona al costo”, dijo Manuel Rodríguez, secretario del sindicato de Recope.