Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Costa Rica, Israel y Palestina

Fred Blaser | Miércoles 05 octubre, 2011


Costa Rica, Israel y Palestina

El aplazamiento de la votación de las Naciones Unidas para aceptar o no a Palestina como miembro, le ofrece a Costa Rica una oportunidad para repensar su posición.
Un voto a favor de la resolución, enviaría un mensaje a Israel, diciendo que Costa Rica se opone a muchas de las políticas del actual gobierno, incluyendo la continua expansión de los asentamientos israelíes en Cisjordania, la parte más importante de un futuro Estado palestino, y a la negación del derecho de los palestinos a una presencia legal razonable en Jerusalén, una ciudad que es tan sagrada para los musulmanes, como lo es para judíos.
Por otro lado, Costa Rica no debe darle una mayor legitimidad a un movimiento palestino, que nunca ha estado dispuesto a reconocer el derecho de Israel a existir en paz, como una patria judía.
En su discurso el mes pasado ante las Naciones Unidas, el líder de la Autoridad Palestina, que gobierna Cisjordania, dijo que su administración afirma los compromisos asumidos por sus antecesores, incluida la disposición a reconocer al Estado de Israel.
Pero en ningún momento, en varias negociaciones, incluyendo los Acuerdos de Oslo de 1993, y la Cumbre de Camp David de 2000, los representantes palestinos han estado dispuestos a renunciar al pretendido derecho de los descendientes, de aquellos que salieron de Israel durante la guerra de independencia de 1948, para volver a sus lugares de origen.
Tampoco Mahmoud Abbas, en su declaración indicó una voluntad de abandonar esta política, que si se llevara a cabo significaría el fin del Estado judío.
La posición de Israel es que los judíos como los españoles, iraníes, chinos, costarricenses, y muchos más tienen derecho a ser el grupo dominante en un territorio determinado.
La pretensión de los israelíes de que ese territorio sea suyo, se basa en varios puntos, incluida la Resolución 181 de las Naciones Unidas, que en 1947 creó el Estado de Israel, y el hecho de que nunca ha habido una Palestina independiente.
Por el contrario, el territorio en los 25 años anteriores, era mandato británico.
Por casi medio milenio antes de eso, la zona que nunca tuvo una frontera formal era parte del Imperio Otomano.
Durante los 100 años antes de la creación del Estado de Israel, un importante número de judíos emigró a esa parte del mundo, con el resultado de que la Resolución 181 formalizó una división razonable de la tierra, entre árabes y judíos.
La pregunta básica para Costa Rica es si reconoce o no el derecho de Israel a existir como un Estado ante todo judío.
Si es así, Costa Rica presuntamente estaría a favor como una alternativa al derecho de retorno de un plan, que establece una compensación económica adecuada a los palestinos, que huyeron de Israel durante la guerra de independencia de 1948, y por eso perdieron sus propiedades.
Costa Rica además debería insistir en que cualquier acuerdo garantice la seguridad del pueblo israelí.
La Autoridad Palestina podría estar dispuesta a negociar seriamente con Israel.
Pero la Autoridad Palestina podría ser reemplazada en cualquier elección futura, por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas, por sus siglas en árabe), que actualmente administra Gaza, y tiene un fuerte apoyo en Cisjordania, y que nunca ha dudado de la posición, de que todo el territorio de Israel pertenece a los palestinos.
Mediante el apoyo de Palestina como miembro de las Naciones Unidas, Costa Rica expresaría su crítica a la política del gobierno de Benjamín Netanyahu, a menudo ruda.
Por otro lado, Costa Rica debería oponerse a los nacionalistas palestinos intransigentes.
Puede hacer ambas cosas, al abstenerse del voto.

Fred Blaser
Co presidente
República Media Group




NOTAS ANTERIORES


¡Los grandes contribuyentes!

Viernes 14 diciembre, 2018

Dicen los orientales que a los árboles más altos los golpea siempre más fuertemente el viento. Na...