Enviar
Costa Rica aumentó salarios pese a la crisis

Los aumentos salariales en América Latina mostraron una tendencia descendente en los últimos tres años debido a la crisis económica, al pasar de una subida real del 3,3% en 2007 al 1,9% en 2008 y al 2,2% en 2009, informó ayer en Santiago la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
En el periodo previo a la crisis, entre 2004 y 2007, las remuneraciones medias reales promedio de la región crecieron un 1,2% al año, de acuerdo con el Informe Mundial de Salarios 2010/2011 divulgado ayer por la OIT.
Durante una rueda de prensa en Santiago, Andrés Marinakis, experto de la OIT, subrayó que los aumentos “fueron cautos y manejables” para las empresas, al tiempo que “protegieron el poder adquisitivo de los salarios más bajos y el consumo sin afectar el empleo”.
Todo esto se vio favorecido por la caída de la inflación, que se redujo del 9,6% en 2008 al 3,9% en 2009, año en el que el producto interno bruto regional retrocedió un 1,9% y el desempleo aumentó del 7,3 al 8,1%, si bien ese incremento fue menor del esperado.
En el conjunto del mundo, la crisis económica también ha reducido casi a la mitad las subidas salariales, al pasar de un aumento medio del sueldo real del 2,8% en 2007, al 1,5% en 2008 y al 1,6% en 2009.
En la última década, desde el año 1999 los salarios en América Latina y el Caribe acumularon una subida del 12,4% en 2008 y del 14,8% en 2009, según los datos dados a conocer en el marco de la XVII Reunión Regional de la OIT.
Al analizar los aumentos nominales del salario mínimo en 2009, Honduras lidera las subidas en la región, con un incremento del 100% frente a una inflación del 10,8% durante el periodo de vigencia del sueldo base anterior.
También destaca la subida decretada en Brasil, con un aumento del 12% frente a una inflación del 5,4%.
Sin embargo, el informe señala que estos incrementos “continúan siendo una excepción en América Latina”.
“La mayoría de países optó por ajustes que coinciden estrechamente con las cifras de la inflación pasada, manteniéndose así el poder adquisitivo de los trabajadores con salario mínimo sin aumentar la carga a empresas durante este período difícil”, añade.
Así, Chile, Costa Rica y Uruguay aumentaron el salario mínimo por encima de la inflación pasada entre 1 y 3 puntos porcentuales.
En tanto, entre los países con mayores incrementos nominales se encuentra Bolivia, con un alza del 12% frente a una subida de precios del 11,8%, y Venezuela, con una subida del 10%, si bien en este caso la inflación previa fue muy superior y se situó en el 27,7%.
En conjunto, a pesar de la crisis, la mayor parte de los países -18 de los 22 analizados- decidió aumentar los salarios mínimos “como forma de proteger los salarios más bajos y, de esa forma, el consumo interno”, destacó Marinakis.
“Esto se vio favorecido por la baja inflación, que permitió mejoras reales” en los sueldos, subrayó.
El informe también señala que, de acuerdo con encuestas realizadas en diez países de la región, el trabajo doméstico representa en promedio más del 6% del empleo total y casi un 15% del empleo de mujeres.
Si estos datos se extrapolan al resto de países, la OIT estima que existen en total cerca de 16 millones de trabajadores domésticos en la región, de los cuales alrededor del 90% son mujeres.
De acuerdo a la muestra parcial, los salarios de estos empleados ascienden a menos de la mitad (46%) de los sueldos promedio.
Entre los países con mayor porcentaje de trabajadores domésticos destacan Uruguay (8,7%), Argentina (7,9%), Brasil (7,7%) y Costa Rica (7,2%).

Santiago de Chile/EFE
Ver comentarios