¿Costa Rica Emprende?
"Que sea este el primer espacio para análisis y debate enfocado a los emprendedores" afirma Carlos Peña, fundador de la Fundación Costa Rica Emprende. Gerson Vargas/La Republica
Enviar

No. Costa Rica no emprende. Con tremenda y hasta temeraria conclusión inicio sobre como Costa Rica está lejos de considerarse un país emprendedor y espero que estas palabras le permitan comprender el porqué.

Desde los años 80s se ha venido generando esfuerzos para promover la empresariedad en Costa Rica, pero es hasta el 2012 que realmente se convierte en movimiento, impulsado mayormente por el Gobierno de entonces para impulsar el emprendimiento como solución al desempleo y solución a la ineficacia de la política económica.



Para poder analizar la situación actual debemos fijarnos en el Global Entrepreneurship Monitor 2015 (GEM) en el caso de Costa Rica. Dicho estudio utiliza indicadores estandarizados a nivel mundial para hacer una revisión de la situación del emprendimiento a nivel local.

Dicho estudio concluyó que en Costa Rica la edad promedio de emprendedores primerizos es de 36 años, la edad promedio de dueños de empresas “estables” es de 45 años; peor aún, de los 300 mil nuevos emprendimientos cada año, el 42% de ellos no cumplirá ni 4 meses de existencia y para antes del año el 78% estará puertas cerradas. 

De hecho, la tasa de sobrevivencia de las pymes en este mercado es de apenas el 2% que llegan a cumplir 10 años, lo que no nos indica en qué condición llegan a tal edad. De acuerdo al GEM, menos del 40% de las personas en el país están dispuestas a emprender, convirtiéndonos en el país menos emprendedor de Centroamérica. 

Mientras, que en economías más desarrolladas como Finlandia la edad promedio para emprender son 19 años.
En Canadá las investigaciones hechas por empresas con fines de innovación son deducibles de impuestos, la tasa impositiva en USA es 12% más baja que en Costa Rica para una pyme.

Tener edades de inicio de emprendimientos tan altas genera costos de oportunidad enormes en innovación y desarrollo empresarial. Los altos impuestos y la falta de flexibilidad por parte de Tributación para consideraciones en gastos deducibles en adición a las cargas sociales asfixian a las empresas en etapas de inicio.

Emprender a lo loco no es la solución ni para generar fuentes de empleo ni para generar riqueza. Es tal el nivel de analfabetismo emprendedor que ha tenido nuestro sistema que en los últimos tres años ha sido el sector bancario el que más crecimiento económico ha tenido, viendo crecer sus ganancias en más de 20% por año, y las pymes siendo el sector más perdedor con un 11% de pérdida de ingresos por año.

Esto no es solo culpa del presente Gobierno, a pesar de que han entregado el 35% de los recursos de Sistema de Banca para el Desarrollo a emprendimientos agrícolas de bajo valor agregado y los fondos manejados por instituciones como INAMU no se destinan a ninguna mujer emprendedora en tecnología, el sector privado tampoco ha hecho su tarea.

Quienes participamos en el ecosistema estamos llamados a exigir resultados de esas políticas públicas y defender a los emprendedores. Que sea este el primer espacio para análisis y debate enfocado a los emprendedores. 
 

Carlos M. Peña Quintana

Fundador y Director

Fundación Costa Rica Emprende

[email protected]

2222-1710

www.costaricaemprende.org

Ver comentarios