Logo La República

Jueves, 26 de noviembre de 2020



ÚLTIMA HORA


Conozca la vertiginosa historia de los juegos de azar en México

Walter Herrera [email protected] | Viernes 13 noviembre, 2020 07:25 am

apuestas
Shutterstock/La República


No es ningún secreto que los juegos de azar se asentaron en México con la llegada de los españoles.

Si bien existía un antecedente bastante conocido llamado “patolli” (un juego parecido a los dados) de origen mesoamericano, serían los europeos quienes comenzaron a hacer popular las partidas de cartas.

Estas eran su pasatiempo predilecto durante las largas expediciones marítimas.

Desde entonces se han sumado una serie de sucesos que encendieron el interés por el juego, que muchas veces tuvo limitaciones de las autoridades.

Así de cambiante fue su historia hasta la actualidad, que tiene una enorme cantidad de casas de apuestas con licencia en México.

Poco a poco el aura de adivinación de las cartas comenzó a seducir a locales y extranjeros en territorio mexicano.

Españoles e indígenas empezaron a apostar con frecuencia.

Lea más: ¿Sabe usted la sorprendente historia detrás de los populares juegos de apuestas?

Incluso el conquistador Bernal Díaz del Castillo reveló que el propio Moctezuma II disfrutaba al jugar cartas con los extranjeros mientras estaba preso en la ciudad de Tenochtitlán.

El crecimiento del juego fue rápido y por ello la Corona advirtió que era una importante fuente de ingresos.

Felipe II aumentó a la legislación de los indios un reglamento respecto al juego de naipes, el cual pasó a ser administrado netamente por España, al punto de que se prohibió la fabricación de barajas en América.

De este modo los españoles pasaron a institucionalizar la incipiente industria del juego. Es así que en 1770 se creó la Real Lotería General de la Nueva España, ente administrador del negocio y que incluso sobrevivió a la Independencia.

En tiempos posteriores nacieron loterías de las regiones, surgidas como alternativa a la Lotería Nacional, tales como las de Veracruz, Tlaxcala, Toluca, entre otras.

A inicio del siglo XX en Estados Unidos se prohibió el consumo de bebidas alcohólicas y los juegos de azar, razón por la que en México comenzaron a aparecer (con aprobación del presidente Porfirio Díaz) casas de juego que buscaban satisfacer esta necesidad de los vecinos del norte. Allí los estadounidenses disfrutaban partidas de póker, backgammon, dados o bridge.

Lea más: Reapertura de casinos permite la reactivación de más de 1.100 empleos

Sin embargo, al juego le ha tocado vivir épocas complicadas en México. Por ejemplo, antes de los años 40, el presidente Lázaro Cárdenas prohibió los casinos. No obstante, la medida fue revertida sobre 1947, cuando Miguel Alemán ordenó la institución de la Ley de Juegos y Sorteos, a la sazón de la historia la primera legislación sobre este rubro en territorio mexicano.

La nueva gran medida ocurrió en 2004, cuando el presidente Vicente Fox aprobó la Nueva Ley General de Juegos y Sorteos, la cual terminó impulsando el sector y dándole una categoría de industria legal bajo el control del Gobierno.

Esto permitió una recaudación más importante de impuestos para el país. La regulación sufrió algunas modificaciones en 2013, básicamente dirigidas a la utilización de bingos electrónicos y máquinas tragamonedas.

En la actualidad México ha desarrollado una de las industrias de entretenimiento de azar más importantes de Latinoamérica y el mundo, potenciada principalmente por los casinos online y las múltiples opciones que ofrecen las plataformas virtuales.

Todavía más en tiempos de pandemia, en los que el acceso a estos espacios se ha multiplicado hasta números de enorme importancia.


NOTAS RELACIONADAS







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.