Enviar
Lunes 13 Abril, 2009

¿Cómo saldremos de esta crisis?


El mundo está viviendo momentos de crisis agobiantes para algunos y (como siempre) de oportunidades para otros. ¿De qué lado nos proyectamos los costarricenses?
Nuestro país se ha caracterizado en los 30 años por diversificar su economía, sin embargo llama la atención que si hacemos el ejercicio de bajar los datos de la página del Banco Central referentes al cuadro estadístico del Producto Interno Bruto por Industria a Precios Constantes, para los últimos diez años, y al sacar el promedio simple de sus porcentajes de composición, salvo por pequeñas excepciones, su composición es la misma, a través de estos años.
Lo interesante es notar que siendo este un país rico en recursos naturales, como por ejemplo en lo referente al rubro de Extracción de Minas y Canteras (como apunta el indicador de la clasificación del Banco Central), este porcentaje representa apenas el 0,1% siempre.
Nuestro comportamiento ha sido de tabú, a todo lo que tenga que ver con extracción de materiales del subsuelo. En esto ha imperado un sentimiento nacionalista, en donde no se deja a un extranjero extraer nuestros recursos, ¿por qué?, ¡porque son nuestros! Y en los últimos años, este sentimiento nacionalista se ha reforzado con los temores de los ambientalistas.
Lo cierto es que para bien o para mal prácticamente no se explotan.
Pero ante la crisis que estamos viviendo, en la que se presentan contracciones de mercados a todo nivel, si queremos sobrellevarla, tendremos necesariamente que recurrir a esta riqueza natural; y me pregunto, ¿por qué no hemos de hacerlo? ¿Por qué si aceptamos, en lo personal, que cuando estamos mal de situación podemos vender “las joyas de la abuela” y cuando se trata de una situación como la que se está viviendo a nivel mundial nosotros no podemos vender nuestros recursos naturales, si más bien es una posición de oportunidades.
En lo particular estimo que se debe tomar en serio el tema, y que para ello se necesita que la sociedad forme conciencia, para lo cual se necesita modificar nuestras leyes en esta materia, en donde quede claro que se determine que al menos tiene que existir una participación nacional en el capital accionario de la empresa que explote la actividad en cuestión, la cual no se puede disminuir, aunque sí puede pasar de manos de algunos costarricenses entre sí, en este sentido la Bolsa Nacional de Valores tendría una importante participación, y que a su vez, el Estado costarricense entre como socio de la misma, pero aportando dinero, a través de un empréstito que se saque con ese propósito.
Daños al ambiente siempre habrá en cualquier actividad que hagamos, pero para ello existen las medidas de mitigación técnicas que solucionan los problemas. De lo contrario ni siquiera podríamos tener una ganadería en nuestro territorio, y menos otro tipo de industrias que sí tenemos.
Dejemos los temores a un lado y pensemos en serio, nosotros tenemos bauxita, petróleo, gas y no sé cuántos productos mas. No esperemos hasta llegar al punto en que muchas de nuestras riquezas naturales ya no interesen explotarse, porque la ciencia ya descubrió cómo sustituirlas, porque, ahí sí, no tendrían ya valor alguno.
Hay que tener presente que ante una crisis como esta, los ingresos de los ciudadanos y del Estado, así como el empleo se van a ver reducidos, por ello de manera consciente, previsoria y proactiva tenemos que buscar cómo compensar estas dificultades que ya vienen, y que lo interesante es que tenemos la solución en nuestro subsuelo.

Randall Castro Vargas
Economista