¿Cómo afecta la Navidad el estado de ánimo?
"Los ciclos psicológicos varían según la época del año”, afirmó José Luis Ortiz, psicólogo y neuropsicología del Hospital Clínica Bíblica.
Enviar

La Navidad está cada vez más cerca y ya se pueden ver en todos lados las decoraciones y costumbres típicas de estas fechas. Pero ¿se ha preguntado cómo puede influir en el estado de ánimo?

La Navidad y el cambio de año, son fechas muy señaladas en nuestro calendario; sin embargo, todas las personas las viven de manera distinta, mientras que unas disfrutan de la Navidad como una época llena de esperanza, ilusión y felicidad, otra parte de la población la asocia con tristeza, melancolía y soledad.

Existe una idea preconcebida de cómo tenemos que sentirnos y comportarnos en esta época, alimentada en parte por las campañas publicitarias propias de la temporada, en las que se reflejan momentos de absoluta felicidad, compartidos con los seres queridos y en las que las personas disfrutan al máximo el sentido de unidad y pertenencia.

Sin embargo, en muchos casos la realidad es otra, existen personas que se enfrentan a un conflicto interno entre como se deben sentir y como se sienten realmente y al no alcanzar esta expectativa generan una serie de emociones como frustración, culpa o tristeza que producen picos ansiedad, malestar emocional y cierta tendencia al aislamiento.

“Es normal que no todas las personas disfruten de estas fiestas de la misma forma ya que nuestro estado emocional depende de muchos factores como la expectativa poco realista de cómo debemos sentirnos, la presión social o familiar de participar en actividades que no nos apetecen realmente, o los propios ciclos psicológicos que varían según la época del año”, señaló José Luis Ortiz, psicólogo y neuropsicología del Hospital Clínica Bíblica.

Estos estados emocionales deberían volver a la normalidad cuando se recupera la rutina diaria al comenzar el nuevo año, aún así hay ciertas pautas y consejos que ayudarán a disfrutar estas fechas:

-No generar expectativas poco realistas acerca de cómo deben sentirse: aunque sean fechas en las que se tiene la idea de que todo el mundo es feliz hay que adaptarse a cada realidad, sin sentirse en la obligación de cumplir los estereotipos propios de la época del año.

- Evitar compararse con los demás: cada persona es diferente y su situación emocional y sentimientos también lo son, por lo tanto no todos viven estas fechas de igual manera. Se debe evitar sentimientos de culpa o frustración por no ser como los demás.

- Si se ha sufrido la pérdida de un ser querido: generar nuevas costumbres y actividades que no se asocie a la persona que ya no está, esto permitirá recuperar la ilusión.

- Evitar la soledad: ampliar el grupo social, además de la familia le dará la oportunidad de hacer diferentes actividades que realmente le motiven y le apetezcan, así se podrá evitar el aislamiento.

- Dedicarse tiempo a sí mismos: normalmente en estas fechas se tiene más tiempo libre y aunque se tenga un mayor número de compromisos que en el resto del año, se debe tener tiempo para reflexionar, hacer balance del año o para darse algún capricho y valorar cada pequeño momento.

“La ayuda psicológica nos permitirá conocer y gestionar adecuadamente nuestras emociones para que no lleguen a producirnos ese malestar y la sensación de no controlar la situación, permitiéndonos disfrutar de estas celebraciones de una manera acorde a nuestra situación y preferencias”, añadió el especialista.

Es necesario estar alerta, si se nota que la situación de bajo estado de ánimo, estrés o ansiedad persiste más de lo normal o es demasiado intensa ya que se debería de buscar el asesoramiento de un profesional.

Ver comentarios