Enviar

Comicios regionales ponen a prueba a Chávez

 

Elecciones medirán cómo responde Venezuela al mandato de su presidente

Caracas

EFE

Los venezolanos votarán nuevamente el próximo domingo en unos comicios regionales que, más allá de elegir a gobernadores y ediles, ofrecerán un diagnóstico de cómo responde el país a su presidente, Hugo Chávez, y a su revolución bolivariana.

Desde las filas del oficialismo, encabezado por el propio Chávez, hasta los partidos de oposición, pasando por la disidencia del chavismo, todos coinciden en que, en esa nueva cita electoral, los ciudadanos no sólo optarán por una personalidad local, sino que se pronunciarán por un sistema político y una visión de futuro.

El presidente venezolano ha sido el primero en afirmar que, en estas elecciones, votar en contra de sus candidatos es “votar contra Chávez” y contra el impulso “revolucionario” que él mismo intenta consolidar en el nombre, afirma, del pueblo.

Con este lema, Chávez ha recorrido el país sin descanso en las últimas semanas para apoyar a sus candidatos en mítines y caravanas de campaña, además de aparecer diariamente en actos institucionales, la gran mayoría transmitidos en cadena obligatoria de radio y televisión.

El mandatario ha llamado a la movilización de los electores y al voto para los representantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), formación que creó el pasado año para aglutinar a los movimientos afines, pero de la que se han desmarcado antiguos aliados ahora relegados a la condición de “traidores” por el oficialismo.

Con un maratoniano esfuerzo en apoyo a sus candidatos, el presidente ha tratado de convertir los comicios, en los que 17 millones de venezolanos deben elegir a más de 600 cargos, entre ellos 22 gobernadores, en un plebiscito de su proyecto para el país, cuyo resultado podría definir su política en los cuatro años de mandato que le quedan.

Reelegido con amplia mayoría en diciembre de 2006 para seis nuevos años en la presidencia, Chávez sufrió hace justo doce meses su primera derrota electoral desde que asumió por primera vez el poder en febrero de 1999.

En diciembre del pasado año, una mayoría de venezolanos dijo “No” en referendo a su proyecto de reforma constitucional que, entre otras propuestas, incluía la posibilidad para él de volver a presentarse a la reelección, ahora limitada a dos mandatos.

Según ha reconocido el presidente venezolano, la derrota de su proyecto de reforma de la Carta Magna le obligó a “frenar” la marcha de la “revolución socialista” que defiende, aunque ello no le impidió en este año ordenar nacionalizaciones en sectores estratégicos como las telecomunicaciones y el petróleo.

Con una recuperada popularidad en la segunda mitad de 2008, Chávez ha intentado trasladar los índices de afinidad a su persona a los candidatos designados por el PSUV mediante elecciones internas no exentas de discordia en las filas oficialistas, y recogerá ahora los frutos de su implicación, o sufrirá sus consecuencias.

En opinión de analistas como Luis Vicente Léon, director de Datanálisis, el presidente necesita una contundente victoria para consolidar su visión de futuro, incluido en lo personal, es decir, buscar alguna manera de reactivar su idea de reelección sin límite.

“Si el país no tiene una pluralidad política el lunes, el país tendrá que creer y obedecer lo que disponga el presidente”, advirtió por su parte el líder opositor Henrique Capriles Radonski en declaraciones a Efe.

Capriles, actual alcalde del municipio caraqueño de Baruta, aspira en los comicios a la gobernación del estado Miranda, uno de los más importantes del país y que engloba varias áreas de la capital venezolana.

Miranda, donde el dirigente opositor disputa los votos del electorado con el actual gobernador oficialista, Diosdado Cabello, uno de los hombres más cercanos a Chávez, es uno de los puntos clave de estos comicios que definirán el mapa político del país.

En la jornada electoral las miradas estarán también puestas en regiones como Barinas, tierra natal del presidente, donde un disidente del chavismo libra batalla para la gobernación frente al propio hermano del mandatario, Adán, candidato para suceder al padre de ambos, Hugo de los Reyes Chávez.

Ver comentarios