Comercio y turismo crecerán con Ruta 32 ampliada
Enviar

Resumen ejecutivo
La ampliación de 107 kilómetros de la Ruta 32 hará el comercio eficiente, incluido el turismo, al reducir la duración del recorrido entre Limón y San José, a la vez que genera ahorros millonarios en tiempo laboral y combustible.
Se trata de cuatro carriles entre el puerto y Río Frío, de una carretera que dejaría de sufrir atrasos por los semáforos y cruces en los pueblos.
La construcción de la carretera Vuelta Kooper, que conectaría Río Frío con la frontera norte, además fortalecería el atractivo de Limón como el puerto principal de Costa Rica, al recortar el tiempo del recorrido Limón-Managua, que actualmente pasa por San José.
Se espera que al iniciar el otro año, China Harbour Engineering Company inicie la construcción de la obra, tras recibir el visto bueno de la Contraloría, que el lunes pasado refrendó el contrato por $395 millones.
El proyecto, que será financiado por la empresa china, así como por una contrapartida del Gobierno por $100 millones, tuvo su génesis en la administración de Laura Chinchilla.

 


La inversión de unos $500 millones en la Ruta 32 entre el cruce de Río Frío y Limón, beneficiaría al comercio y al turismo, al reducir hasta en un tercio el tiempo que hoy se utiliza en el recorrido, o sea hasta hora y media.
Con esto, habría un ahorro de $5 millones para los choferes comerciales, suponiendo una hora menos en el recorrido de los furgones, otros camiones y buses, según datos de la Cámara de Transportistas de Carga, así como del Incofer.
A esto se agregaría una reducción en el consumo de combustible de otros $5 millones, al suponer una reducción promedio de 22 litros por automotor al precio de ayer, solo en los vehículos comerciales.
Se ampliarían también los ingresos de los negocios comerciales y turísticos del Caribe, desde Tortuguero hasta Manzanillo, ya que el acceso desde San José sería atractivo, tanto para nacionales como visitantes, lo que generaría puestos de trabajo en hotelería, gastronomía y otros servicios.
La nueva carretera, que debe estar lista a inicios de 2019, contempla 26 kilómetros de rutas marginales y cinco intercambios en Río Frío, Guápiles, Siquirres, Terminal de Contenedores de Moín y la salida al muelle de Moín, así como 26 kilómetros de ciclovías.
Asimismo, incluye el reforzamiento de los 36 puentes, 13 pasos a desnivel, tres puentes peatonales y 176 bahías de autobuses, entre otras obras.
Mientras tanto, la construcción de la carretera Vuelta Kooper-Chilamate, que conectará Río Frío con la frontera norte, fortalecería el atractivo de Limón como el puerto principal de Costa Rica, al recortar el tiempo del recorrido Limón-Managua.
El desvío por su parte reduciría la congestión vial, así como la combustión, ya que casi un tercio del tránsito de los tráileres que se movilizan entre Limón y Nicaragua, actualmente pasa por el área metropolitana.
El proyecto tuvo su génesis en junio de 2013, cuando el gobierno de Laura Chinchilla firmó el contrato.
En este momento unos 5 millones de automotores al año circulan por la Ruta 32, de acuerdo con el MOPT.
Los plazos otorgados por la Contraloría en el refrendo de este lunes, representan el último escollo legal importante para CHEC, quien todavía debe presentar un diseño de la ruta y conseguir la viabilidad ambiental.
En cuanto al Gobierno, su principal reto es garantizar los $100 millones de contrapartida, así como lograr el traslado de servicios públicos y expropiaciones en los plazos que requiera la empresa para no atrasar el calendario.
La ampliación de 107 kilómetros de la vía empezó a ser una realidad en febrero del año pasado, cuando los diputados aprobaron un préstamo con el Gobierno chino y un banco de ese país para financiar la obra; sin embargo, el proyecto como tal tuvo su génesis en la administración de Laura Chinchilla.
Anteriormente, los gobiernos desde hace más de 30 años hicieron planes para mejorar la ruta, sin concretar ningún plan.

201604272037350.recuadro-10-11.gif



Ver comentarios