Comercio informal e ilícito amenaza un 40% de la producción lechera
“Un 60% cumple con los estándares de calidad internacional, cifra que es la inversa en el resto de Centroamérica”, aseguró Erick Montero, director ejecutivo de la Cámara de Productores de Leche. Gerson Vargas/La República.
Enviar

El comercio informal e ilícito es uno de los problemas que afectan a un 40% de los lecheros nacionales y esto no solo pasa en Costa Rica, sino que las cifras son más alarmantes en el resto de Centroamérica.

El 40% está representando por agricultores semiindustriales y artesanales, con pequeñas fincas y en algunos casos ni siquiera están supervisados. Ellos son víctimas de la intermediación y el contrabando.

“El otro 60% cumple con todos los estándares de calidad e inocuidad y está debidamente industrializado para competir en los mercados internacionales”, aseguró Erick Montero, director ejecutivo de la Cámara de Productores de Leche.

Estos problemas son más marcados en el resto de Centroamérica, donde se requieren acciones más contundentes en materia de regulación y supervisión, según recomienda un estudio realizado por el Sistema de Integración Económica Centroamericana (Sieca) y dado a conocer esta semana.

En el documento se critica que tanto el contrabando, como el comercio informal ponen en juego los estándares de calidad de la producción y exportación y representan un peligro para la salud de los consumidores.

El Sieca enfatiza “que un gran número de productores de la región no cumplen con las normas higiénicas y de inocuidad para producir y que la venta ilegal de esos productos afecta a todos los consumidores”.

“Algunos de los factores que posibilitan el contrabando y el comercio informal en Centroamérica de productos lácteos y sus derivados son el poco acceso a la comercialización directa de los agricultores; los caminos ineficientes para sacar la producción y la inexperiencia en técnicas de mercadeo, explicó Montero.

Costa Rica cuenta con una especialización exportadora, sobre todo en quesos y en requesón, mientras que en El Salvador las ventajas comparativas parecen estar asociadas con los procesos industriales para la elaboración de sueros de mantequillas, yogur y helados.

La ventaja de que Costa Rica alcance buenos estándares en queso y requesón brinda beneficios, ya que son los productos de más demanda a nivel internacional, según el Sieca.

Para detallar con cifras, en 2015 se realizaron importaciones mundiales por el orden de $27 mil millones que representan el 37,4% de la demanda mundial del sector; seguido por la leche y nata concentrada con adición de azúcar con $18 mil millones, que representa el 26,4% de las importaciones mundiales totales.

Las exportaciones de productos lácteos costarricenses superaron los 98 millones de kilos netos para un valor cercano a los $153 millones, lo que representa un aumento de más del 14% en volumen y casi un 16% en el valor de exportación en comparación con las cifras de 2015.

La única manera de competir a nivel internacional es que el sector siga dándole más valor agregado a la producción.

“Así se incrementarán la generación de empleo, las divisas y el desarrollo social. Para lograrlo, los lecheros necesitan seguir trabajando hombro a hombro con las instituciones de Gobierno y que los consumidores prefieran los productos lácteos hechos en Costa Rica”, comentó José Antonio Madriz, presidente de la Cámara.


 


Sector lácteo en cifras


Fuente: Sieca y Cámara de Productores de Leche



Ver comentarios