Enviar
Sábado 23 Agosto, 2014

Los combustibles fósiles siguen siendo vitales


Combustibles fósiles baratos

Existe gran cantidad de protestas referidas al calentamiento de nuestro planeta, pero miles de millones de personasse enfrentan a un problema más inmediato: son desesperadamente pobres, y muchos cocinan y calientan sus hogares mediante estufas con fugas que queman combustibles sucios como madera, estiércol, residuos agrícolas y carbón.
Cerca de 4,3 millones de ellos mueren prematuramente cada año como resultado de respirar el aire contaminado dentro de sus hogares.
Las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud muestran que entre 50 y 250 veces más personas mueren a causa de la contaminación del aire interior que por el calentamiento global.
No hay duda de que quemar combustibles fósiles está conduciendo a un clima más cálido, y que abordar este problema es importante.
Pero hacerlo es una cuestión de tiempo y prioridades. Los combustibles fósiles siguen siendo vitales y lo serán en las próximas décadas ya que son el único medio para sacar a las personas del humo y la oscuridad que provoca la pobreza energética.
Lo que necesitan aquellos que viven en la pobreza energética son combustibles fósiles confiables de bajo costo, al menos hasta que podamos hacer una transición mundial hacia un futuro de energía más verde.
El 81 por ciento de las necesidades energéticas del planeta están cubiertos por los combustibles fósiles y ese porcentaje será casi igualmente alto en 2035 con las políticas actuales, cuando el consumo sea mucho mayor. El hecho lamentable es que mucha gente se siente incómoda frente a la innegable necesidad de energía más barata y confiable en el mundo en desarrollo.
El gobierno de los EE.UU. ha anunciado recientemente que ya no iba a contribuir en la construcción de centrales eléctricas impulsadas por carbón financiadas por el Banco Mundial (BM) y otros bancos de desarrollo internacionales.
La última vez que el BM acordó ayudar a financiar la construcción de una central energética impulsada por carbón, en Sudáfrica en 2010, los Estados Unidos se abstuvieron de votar la aprobación. El ministro de Finanzas de Sudáfrica, Pravin Gordhan, explicó: “Para sostener las tasas de crecimiento que necesitamos para crear puestos de trabajo, no tenemos más remedio que construir nueva capacidad de generación energética y confiar en nuestra más abundante y accesible
fuente de energía: el carbón”.
La fracturación hidráulica –fracking- ha producido unaabundancia de gas natural de bajo costo, lo que lleva a un alejamiento del carbón para la producción de electricidad. Debido a que la combustión de gas natural emite la mitad del dióxido de carbono que el carbón, esta tecnología ha ayudado a los Estados Unidos a reducir las emisiones de dióxido de carbono al nivel más bajo desde mediados de la década de 1990, al tiempo que las emisiones aumentan a nivel mundial.
Los países occidentales ricos deben aumentar las inversiones en investigación y desarrollo en tecnologías de energía verde para garantizar que la energía más limpia con el tiempo se vuelva tan barata que todo el mundo quiera adoptarla.
Pero no deben interponerse en el camino de las naciones más pobres debido a que recurren al carbón y otros combustibles fósiles.
Este enfoque ordenará correctamente nuestras prioridades. Y tal vez entonces, la gente será capaz de cocinar en su propia casa sin matarse lentamente.

Bjorn Lomborg

Director del Centro para el
Consenso de Copenhague