Colchoneros son líderes
Cristiano Ronaldo sufrió mucho en la visita del Real Madrid a Mestalla; partido durísimo como la marca de Danilo. José Jordan/AFP-La República
Enviar

201601032032330.rec23.jpg
Mesa gallega para el Atlético de Madrid, los discípulos del “Cholo” Simeone, derrotaron el sábado al Levante y luego, Barcelona empató con Espanyol y Real Madrid en Valencia y la cúspide es colchonera.
Mestalla fue el territorio hostil con el que se encontró el Madrid de Rafa Benítez en este inicio de año, un escenario que cambió todo el accionar del equipo que comandó la temporada anterior el italiano Carlo Ancelloti y que a la postre se trajo abajo el buen trabajo del hoy extécnico merengue.

Un año después los blancos querían volver a cambiar la historia, pero no sería fácil; desde el inicio ambos equipos lucharon en busca del triunfo, un ida y vuelta para los dos equipos hasta que a los 15 minutos un error en salida del cuadro del Valencia le permitió a la “BBC” abrir el marcador.
Benzema robó el balón en los límites del área, quitó a un par de rivales, se apoyó en Bale que a un toque y de taquito en medio de varios enemigos pasó el esférico a Cristiano, este paró el balón y vio la corrida del galo que terminó la triangulación con un derechazo imposible para el meta Jaume.
Tras el gol el Valencia presionó, Joao Cancelo tuvo el empate en un cabezazo en el área, el portugués cambió la trayectoria del balón al palo más largo defendido por Keylor que se estiró a más no poder y para su fortuna el balón se iría por fuera.
Antes de finalizar la primera mitad, una internada de Andre Gomes ocasionó que Pepe lo derribara dentro del área con lo que llegaría la anotación del empate por intermedio de Dani Parejo desde el manchón blanco, la pelota al costado derecho, Navas al otro lado.
En la complementaria las acciones siguieron siendo en su mayoría para el cuadro de Mestalla, los merengues reclamarían una falta sobre Cristiano en uno de los pocos ataques del Madrid, en el contragolpe el croata Kovacic vería la tarjeta roja por una fuerte entrada dejando diezmado a su equipo.
A falta de 10 minutos Bale se elevó al centro del área y colocó un remate de cabeza imposible al ángulo de Jaume para poner el 1-2, sin embargo de la misma manera y tras una marca pésima de Pepe, un minuto después Paco Alcacer volvió el respiro a sus aficionados con el empate.
Un mano a mano entre Negredo y Navas, puso la emoción en el minuto final pues el tico salvó a su equipo de la derrota y tras el saque Bale tuvo en sus pies la victoria blanca; sin embargo, el remate del galés fue a dar a las graderías pese a estar sin marca.

 

Ver comentarios