Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



NACIONALES


Código Verde: La guerra de las botellas

Luis Diego Coronado [email protected] | Viernes 25 mayo, 2012




La guerra de las botellas

Crear y comprar más envases plásticos para las bebidas no es una solución ambiental

Empresas lanzaron recientemente en suelo nacional nuevas presentaciones de sus botellas de agua, en cuya producción afirman—redujeron la cantidad de plástico o usaron un porcentaje de este material reciclado.
Sin embargo, especialistas opinan que el cambio debería hacerse principalmente en los hábitos del consumidor, que debe asumir el reciclaje como práctica cotidiana.
“Participamos en programas de limpieza de lagunas, ríos y mares, pero es muy importante mencionar que lo que buscamos es que la gente no bote las botellas”, dijo Arturo Campos, director de asuntos corporativos de Coca-Cola FEMSA.
“Nosotros estamos reciclando el 54% de nuestros envases”, afirmó Gisela Sánchez, directora de Relaciones Corporativas de Florida Bebidas, quien explicó que ellos mismos recogen los envases y realizan campañas.
Para las mayores productoras de botellas en el país, las buenas prácticas sostenibles no deberían ser una meta, sino más bien una obligación. “No pueden venir a decirnos que una botella plástica solamente porque sea más flexible o por ocupar menos espacio a la hora de tirarla, vaya a ser más ambiental”, aseguró Yamileth Astorga, directora del Programa de Gestión Ambiental Integral de la Universidad de Costa Rica.
La directora explicó que para que las empresas se aseguren que los envases retornen a sus fábricas deben darle un valor económico extra al producto: por ejemplo, si una persona compra una bebida con un valor de ¢500, se debería cobrar ¢200 más como depósito; al devolver el envase, se recupera este monto.
“Las empresas deberían también hacer campañas para que la gente deje de comprar botellas pequeñas y opte por las más grandes”, afirmó Bernardo Aguilar, director ejecutivo de Fundación Neotrópica, pues así tiene más producto en un solo envase, el cual se puede rellenar.
Además aseveró que las botellas plásticas deberían tener en sus etiquetas claramente visible información del producto en cuanto a sus daños ambientales, como las cajetillas de tabaco, que informan sobre sus perjuicios para la salud.
Es decir, que el usuario sepa que al comprar una botella plástica la empresa va a tener que invertir en energía para poder reciclarla, por ejemplo.

Luis Diego Coronado
[email protected]