Enviar
Entidad se verá obligada a comprar más energía térmica pese a altos precios del crudo
Cierre de hidroeléctrica pone en jaque al ICE

• Este año podrían cerrar otros tres proyectos privados si el Minae no renueva licencias


Danny Canales
[email protected]

En momentos en que el precio del crudo rompe récords en el mercado mundial y que se demanda más electricidad producida a base de recursos renovables, en el país se están dejando vencer las concesiones a las empresas que producen energía hidroeléctrica.
Precisamente hoy caduca la primera concesión de explotación de agua para producir electricidad del año, lo que obligará al dueño de la planta El Cedral, en Ciudad Quesada, a ponerle candado. Dicho proyecto provee de energía a la zona norte desde principios de la década de 1960.
Además, en el transcurso del año vencen otras tres concesiones y si las autoridades del Ministerio del Ambiente y Energía (Minae) no renuevan los permisos, el faltante de esa energía podría hacer la diferencia en el abastecimiento eléctrico nacional durante el próximo verano, expresó Claudio Volio, vocero de las empresas productoras de electricidad.

LA REPUBLICA intentó conocer la anuencia del Minae en renovar los permisos, sin embargo no fue posible conversar con Roberto Dobles, jerarca de la cartera, pues a pesar de los mensajes que se le dejaron mediante la oficina de prensa, no devolvió la llamada.
No obstante, Julio Matamoros, viceministro de Energía, había expresado anteriormente que un vacío en la legislación es lo que impide dar concesiones de agua en el país, pues no se definió en la ley creadora de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos, entidad pública a la que le corresponde esa tarea.
Esa omisión le está saliendo cara al país, debido a que los megavatios que dejarán de producir las empresas privadas tendrán que ser compensados con energía producida por diésel, producto cuyo precio rompió récord en el mercado internacional.
Las cifras son más que elocuentes. Mientras las empresas cogeneradoras de electricidad producen el kilovatio en $0,07, el costo de ese mismo kilovatio producido en las plantas térmicas alquiladas por el Instituto Costarricense de Electricidad sale en $0,47.
Restablecer los 15 megavatios que dejará de producir El Cedral por energía producida a base de derivados del crudo representaría una inversión de $6 millones adicionales por año, estimó Volio.
Para los empresarios la mayor inversión que realice el país para producir energía se traducirá en una caída de la competitividad y un aumento en la inflación, lamentó Marco Meneses, representante de la Asociación de Grandes Consumidores de Costa Rica.
Ante esas amenazas a la economía nacional, la Unión de Cámaras instó ayer al gobierno a aclarar y resolver a corto plazo las limitaciones que tienen las empresas que generan electricidad para que se puedan mantener en el mercado, sentenció Manuel Rodríguez, presidente de esa Cámara.
El empresario demandó además al Poder Ejecutivo emitir normas modernas para el otorgamiento de las concesiones de agua, incorporar al sistema eléctrico todas las fuentes de producción de energía con que cuente el país y la renovación de las concesiones a las empresas cogeneradoras.

Sobre este último punto Samuel Yankelewitz, presidente de la empresa Yanber, dijo al gobierno que no se deje sucumbir ante las presiones políticas que existen para evitar la renovación de los permisos de agua para generar energía eléctrica.
Los generadores privados de electricidad producen alrededor de 200 megavatios, es decir, la misma cantidad de energía que las dos plantas térmicas que el ICE arrendó el año pasado para enfrentar el verano de este y el próximo año.
Ver comentarios