China asume liderazgo en energía verde, supera a Alemania y EE.UU.
Enviar

Las exportaciones chinas de bienes y servicios ambientales aumentaron por encima de Alemania y Estados Unidos, según un informe que muestra cómo la lucha contra el cambio climático está generando una modificación en el comercio internacional.

La participación de China en el mercado mundial para la protección contra el cambio climático se ha triplicado con creces en los 13 años previos a 2015, según el informe encargado por el gobierno alemán y publicado por la Oficina Federal de Medio Ambiente. Alemania cayó al segundo lugar y Estados Unidos terminó tercero.

El informe pone de relieve cómo el calentamiento global está reestructurando los patrones del comercio. Los ejecutivos europeos ya han señalado que prevén que la nueva ruta de la seda en China impulse una mayor cantidad de envíos de tecnologías respetuosas con el medioambiente, como baterías y autos eléctricos.

La ruta comercial conocida en Pekín como la Iniciativa “Un Cinturón, Una Ruta” ya ha exportado unos $8 mil millones en equipos solares.

China representó alrededor del 16%, equivalente a unos $71 mil millones de exportaciones en 2015, según el estudio alemán, que utilizó los datos comerciales más recientes disponibles públicamente.

Los productos van desde turbinas eólicas, hasta purificadores de agua, bombillas led y servicios complementarios. Las exportaciones de Alemania y Estados Unidos, pioneros de las tecnologías limpias, se estancaron en $59 mil millones y $52 mil millones, respectivamente.

“Alemania todavía está en una buena posición, sus empresas se enfrentaron al cumplimiento de altos estándares ambientales en sus negocios desde el principio”, dijo la presidenta de la Oficina Federal de Medio Ambiente, Maria Krautzberger, en una entrevista en Dessau, Alemania.

Decenas de asesores de Alemania y la Unión Europea están trabajando con funcionarios en China para ayudar a transformar cientos de ciudades en oasis de energía verde.

Limpiar las ciudades de China se ha convertido en una prueba para ver si el gobierno del presidente Xi Jinping puede cumplir los objetivos de emisiones contaminantes del acuerdo de París de 2015 mientras estimula el crecimiento económico vinculado a su nueva ruta de la seda.

El Gobierno alemán puede vivir con su parte del mercado de exportación medioambiental, viendo el creciente liderazgo de China como una consecuencia lógica de su esfuerzo por combatir el cambio climático en el país, dijo Krautzberger.

“Existe un riesgo de retraso si lo único que hacemos aquí en Europa es tratar de cumplir con los estándares mínimos establecidos por la Unión Europea”, señaló.

No se han recopilado datos suficientes a nivel mundial sobre las exportaciones medioambientales desde que se firmó el acuerdo climático de París en diciembre de 2015, según Alemania.

El año pasado, las inversiones globales en energías renovables cayeron un 23% desde un nivel récord en 2015. 


Ver comentarios